martes, 13 de diciembre de 2016

...de la desnudez internaútica...



¿Y quien está detrás de estas letras? – se cuestionó. Y el otro se preguntó también, ¿Quién habrá detrás del comentario sobre lo que he escrito?
El incógnito, sobre el operante, es configurador primero del estilo, modos, contenidos y maneras de la comunicación por, no sé realmente cómo se denomina, digamos,  Internet.
El desnudo es total. No hay ningún tipo de componente operativo que no se encuentre en tus letras.
Y he aquí el asunto.
¿Cómo pensaran que eres aquellos que lean tus escritos?, ¿cuan lejos estará  la realidad de aquella persona, de la que tú imaginas al leer o escuchar o ver aquel mensaje?
Es un asunto interesante y descriptivo.
Terrible, paranoico, tierno, bello, sabio, sea lo que sea se dice desde el primer interior.
Es un ejercicio, peligroso por el momento del gran error que puede surgir, pero creativo e imaginativo, pensar en aquella persona que ha escrito. No sólo es mensaje propio si no, y con no más que éste, tratar de deducir algo de que hace el montaje mecánico de las letras escribiendo.
Invadir, como el aire a  cualquier país del mundo, su intimidad internaútica y tratar de imaginar a la persona en cuestión.
Si hay foto, es un determinante que facilita el proceso.
Y consecuentemente, igual que la ley física de la acción y reacción, mi  objetivo rebota y la pregunta acapara la visión propia de los demás reflejada entre lo que comuniques, ya sean escritos, fotos, audios, poesías, cartas de amor o conclusiones tremebundas y definitivas. En mis caso, inocentes pero ambiciosas, narraciones.
¿Crees  que serias capaz de ubicar, de circunstanciar a la personas por el tono, la temática, el ritmo, el color de sus palabras y pensamientos?
Es un ejercicio interesante apostar por unas características, sabiendo del error que cometes, igual que los que opinan sobre ti.
Cierto es que el tipo de vocabulario que hagas, la subordinación de tu lenguaje y su composición y características, describen unas circunstancias materiales que no exigen, en absoluto, ningún conocimiento sobre la personalidad del sujeto.
Normalmente en los momentos en los cuales ésta, tu personalidad se desarrolla, será en contacto con los demás. Sí, pero, esta oficial personalidad, estará siempre sujeta a unas limitaciones formales, casi operantes para todos los que aquí escribimos.
Aquí, en Internet, tu personalidad se proyecta y se crea con el contacto colectivo, sí, pero y además, es  pura, pues no tiene ningún límite, es un acto de desnudez.










Publicar un comentario