jueves, 1 de diciembre de 2016

FILOSTORIA



Los dolores hay que superarlos y alejarlos, las alegrías hay que controlarlas y saltar sobre ellas, entre risas, para seguir, pero la historia de los acontecimientos, hay que mantenerla actualizada.
Se entiende como un hecho beneficioso la capacidad del olvido del pasado.
Sí, cuando  no es un olvido total, como se produce.
Desaparecen los hechos, situaciones, personajes, momentos y elementos similares, que nos han traído o llevado, desgracias o alegrías.
Obviamos ampliamente de la historia, aceleramos, y nos pasamos de frenada.
Observo y  veo, situaciones actuales que simulan, con bastante exactitud, momentos tristes de la historia.
Y aquí entra de pleno la Filostoria.
Aquí la historia es tratada como un objeto atemporal sometido a la razón deducida y  tratada de un modo empírico-comparativo, es decir, enumerar los datos y concluir en torno a ellos.
Un estudio psicológico de los altos actores decisivos tratando de obtener un estereotipo propio de estos dirigentes que en un pasado trajeron estos o aquellos asuntos.
Un estudio sociológico de las construcciones sociales y de las relaciones entre países y diseñar un plano de ellas que nos valgan como patrón para reconocer los momentos que nos llevaron, a los ya nombrados asuntos, esos o aquellos.
Un estudio Matemáticos que cuantifiquen y relacionen todas las proporcionalidades que se den entre ellos. Reglas numéricas teóricas basadas en su quehaceres prácticos.
Y por último, como no, la Filosofía, entendida únicamente como el trabajo que las personas realizamos en una autobservación y análisis objetivo de los datos, los cuales, sean de la naturaleza que sean, y dado el objetivo y manera, acabarán en un razonamiento conclusivo sobre elementos abstractos que actúan como motor de nuestra actividad.
No olvidemos la historia.
Puede ser el medio y motivo para conocer nuestra mecánica esencial y descriptiva y saber actuar en consecuencia de ella.
¡ cómo me duele el corazón cuando vi aquellas injusticias y que tierno se me puso el mismo corazón cuando el niño me sonrió!
¿Hago Ontología y estudio mediante la razón sobre la entidad que interactúa de esta manera sensitiva hacia el mundo que le rodea?, ¿Cómo es, qué le pasa?
Muchas dificultades encuentro cada vez que me subo al tren de estas preguntas  sobre mi persona o sobre las, del siempre supuesto, lector, ya que no llega nunca  mi parada.
Quizás en las palabras, de aquel poeta que cantaba, encontraba más explicaciones.
Filostoria entendida como ciencia.

  








Publicar un comentario