sábado, 5 de abril de 2014

¿¡CÓMO LEER Y ESCRIBIR!?




Mi concepción de los escritos está cambiando a pasos agigantados.
Lo que era pensado como una frase, se convierte en una pequeña escultura con forma y medida.
Las largas sucesiones descriptivas de adjetivos o adverbios puestos y sucedidos con fina relación entre ellos, se trasforma en arte.
Así comienzo a leer.
Mi interés por los textos también está descubriendo algo que ya se sabe, la pura y dura construcción del mensaje, independientemente de su contenido. Una pura y dura tambien, acción artística tratando con forma, el contenido de los conceptos fuera de las circunstancias puntuales.
No sólo es el mensaje, sino también cómo lo haga comprender.
Asentar las expresión utilizando figuras metafóricas ilustrativas.
Puntualizar sin miedo el texto. Introducir puntos y aparte como orden del texto.
No como Poesía, en su intento de trasmitir la belleza en cualquier acto sentimental de las personas, sino aquellos que pueden acompañar la más profunda e importante cuestión, sin quitarle por ello, La emocionalidad a la manera de hacerlo.
Escribir, casi escribir por escribir.
Todas las personas comprendemos un nivel más alto de palabras que las que después utilizamos al hablar y al escribir. Términos sobretodo referidos a elementos humanos. Hay muchos adjetivos calificativos que todos conocemos y que no utilizamos para hablar en la normalidad.
Cuando se leen esta lista de palabras conocidas pero no utilizadas, la atracción hacia lo escrito aumenta.
Esto es, un pequeño ejemplo del arte de escribir, pues el objetivo de cualquier escrito es mantener la atención en el escrito.
Los asuntos tecnológicos escapan de este movimiento pues sí que tratan con un vocabulario propio que conlleva unos conocimiento anteriores.
Si leemos cualquier escrito literario, la comprensión es máxima. En la descripción de la necesidad de las cosas, podríamos enumeras mil expresiones que todos entenderíamos y que traen a esta idea. Diez mil maneras para describir el constante ritmo de las olas sobre todas las playas.
Pero no sólo en la asociación de las ideas bailando entre las aguas de las palabras, también los hechos puramente formales, tal como el ritmo de las frases, duración de ellas, longitud de los párrafos, número de elementos explicativo, vocabulario, expresiones literarias, hechos expresivos y otros asuntos como estos también estipulan con el interés del escrito.
Intento huir de la concepción de una seriedad informativa fuerza de la belleza en la forma de realizarla. Incluir personificaciones como elemento descriptivo ante la falta de términos materiales para la comprensión de las ideas puras platónicas te lleva a una mejor comprensión del tema o la personificación de la tormenta que se avecina a los lejos entre las últimas montañas puede ser un buen inicio de una historia de amor.
Esto dará funcionalidad en la belleza.
El lenguaje por camino propio quizás un tanto alejado de su contenido.
Ni un ápice de importancia, pero si prioridad, diciendo escribe bonito cuando te expliques.

Cuando en aquel escrito leí un chulisimo, magnifico paralelismo explicativo, lleno de arte e imaginación en un texto algo, al menos , algo serio, hubiera sido rechazado en ocasiones, precisamente por no ser un camino totalmente ordenado en la búsqueda de la verdad, sea del ámbito que sea, desde una reunión de vecinos hasta los campamentos de verano de nuestros diputados en el congreso.
Publicar un comentario