miércoles, 15 de junio de 2016

…de la diferencia…



La diferencia entre las inclinaciones corporales y las intenciones mentales producen la idea de entidad suprasensible formadora de nuestra esencia.
En ocasiones, queremos y decidimos, pero y después, no lo hacemos.
Las inclinaciones corporales y pasionales, enturbian a la primera intención y se olvida.
Éste es el inicio de la concepción del alma y su posterior desarrollo con la búsqueda de la trascendenciabilidad total y cosmológica.
La entidad toma forma en la diferencia.
Soy uno más y como todos hago acciones a sabiendas de mi incorformidad primera en ellas. Qué si bebo, fumo, como, llamo y otras más son actos que, en ocasiones, establecen los dos ámbitos, el querer y el hacer.
Me resulta complicado concebir que mi fuerza de voluntad en la imposición de las decisiones ya tomadas, depende del calor ambiental y el consecuente aumento de la velocidad de las  ondas eléctricas que trasmiten información.
Es inevitable, al menos, concebir, como posible y existente entonces, de una entidad, del alma.

Si nos parasemos a reflexionar sobre este comportamiento humano de una manera habitual y extendida, sobre esta temática, tendríamos, sin duda, un mejor conocimiento de nosotros como seres humanos.
Publicar un comentario