jueves, 1 de septiembre de 2016

Adoctrinamiento Ateo y Religioso

Adoctrinamiento Ateo y Religioso.

Las religiones y el ateísmo, son producto de dos actos voluntarios. La misma razón o sin razón, habita en unos y en otros.
El ateísmo es sinónimo directo de materialismo.
El materialismo es una existencia sin razón y consecuentemente sin principio ni fin. No hay solución ni remedio para salir de la progresión ad infinitum buscando un principio que dé razón y entidad a la realidad.
Pero esto es una elección doctrinal. Ninguna razón necesaria te lleva a una existencia sin más razón que volar entre el desarrollo material del cosmos.
Los ateos producen como consecuencia de sus pensamientos  una unidad sin entelequia cuya elección es puramente voluntariosa.
El trabajo intelectual realizado entorno a esta doctrina ha tenido sobretodo un estudio de sus consecuencias sociales, propias, directas, temporales, pero no, sobre la ontología propia del movimiento en su concepción más pura.
La religión es específicamente y así pedido por la misma Iglesia que conozco, un acto voluntarioso, un acto de Fe, una situación producida por la búsqueda propia de un camino. Es una elección propia.
Aquí, el principio de existencia material, es entonces, y consecuentemente, también voluntario. La creación no es un acto necesario, es la pura y dura voluntad divina y sólo en la grandiosidad propia de Dios se incluye la existencia. No hay ningún elemento externo que implique un acto necesario de su existencia.
Sí que ha habido pensadores, bastantes, que han intentado darle una concepción racional y de existencia necesaria a Dios. Si crees en Dios, los sentirás como ciertos, si eres ateo, lo entenderás como magníficos racionamientos nomás.
Consecuentemente a este planteamiento y la falta de necesidad usual, vital, vivida de elementos externos que te lleven a una posición u otra, el único camino que nos queda dibujado, es el adoctrinamiento.
Para no entrar en alguna polémica que no cabe en el grosor de la punta de este supuesto bolígrafo, no voy a opinar sobre la verdad o no de cada una u otra posición, pero sí, voy a estudiar sus circunstancias.
No hay ningún elemento externo que nos lleve a un punto u otro.
Es una elección personal, trasladada al grupo y trasmitida con posteridad a sus descendientes.
No nacemos con una u otra postura, serán las circunstancias externas las que la provoquen.

Adoctrinamiento, no maquiavélico, sino vital.
Publicar un comentario