lunes, 29 de agosto de 2016

ESTETICANTROPOLOGÍA



Y pienso en el arte, y no hago Estética, sino, Esteticantropología.
Recogiendo y plegando la ropa de la maleta recién  llegados del viaje, enciendo el aparato y “pronto”, oigo la “Cello suite No. 1 – Prelude”, Bach. Grande, muy grande. Tras esto me lanzo a la cocina  poniéndola en en condiciones.  “Gangsta’ Paradise. Coolio feat. L. V”. Con este ritmo brutal no se me ha escapado ni un solo plato de su lugar. Y tras acabado todo este quehacer que con la música fue divertido, abro la ventana, me rulo un cigarrito, y mientras escucho “La noche es casi perfecta. De Eros Ramazoti”, y me satisfago en la propia música.
Estos son los datos, el empirismo, la realidad,  lo que ocurre y pasa y la siguiente pregunta es, y entonces, ¿Cómo tratamos de acoplar en una misma figura tan diferentes situaciones, ritmos, voces, sensaciones?
¿Por qué y cómo me hablan del mismo fenómeno dentro del mismo concepto a, y sólo digamos, Bach y Coolio?
Mirad, único que tienen en común es la vía de trasporte. Nada más, absolutamente nada más.
Y tras esto ¿en qué consistirá el examen Estético del arte?
No más que una parte de la Antropología, como una parte integrante de la esencia psicológica del ser humano.
El estudio más coherente y útil, seria estudiar las emociones que producen, asociar esas emociones con las características del sonido producido, y tras esto definirnos como personas.
A ver, y escucho a Bach y siento delicadeza dentro de una grandia, y digamos desde mi máxima ignorancia en música e inventado sin pudor, que son las vibraciones agudas dentro de unos determinados ritmos  las que directamente producen este efecto mental y psicológico.
Y con Coolio, cuando me quiero dar cuenta, ya me andaba pendulando, y alcanzando la conciencia de ello cuando ya se producía Estudiemos, entonces, los ritmos, el tiempo producido entre los intervalos, el golpe sonoro, instrumentos, sonido, duración, y estableceremos en qué momento se puede establecer estos movimientos involuntarios en el sujeto tras escuchar unos ritmos en unas determinadas situaciones.
La música, que moriría sin  ella, además de considerarla como un hecho externo, Estético, cuyo estudio será el objeto en sí, también, y como objeto existente tiene una validez en el estudio científico, es decir, Antropológico en el ser humano.
Sería la Esteticantropología.
Si queremos tratar y encasillar a la los diferentes sonidos en el saco único llamado  música, por lo menos que sepamos que es un acto erróneo pero necesario.  
¿Existencialismo, Vitalismo?, ¿me enajeno y me observo, me abstraigo y me contemplo, me imagino rulándome el cigarrillo y me estudio?, ¿concluyo observando el espectáculo?, no sé, no sé.


Publicar un comentario