sábado, 18 de febrero de 2017

En el café y la sociabilidad




         La potenciación máxima de la sociabilidad, engulle al individuo y le cambia su prespectiva de realización.
La persona desaparece como punto de referencia en la realización de los actos.
La voluntad propia enferma.
La parte proporcional de tu conformidad con tus propias decisiones tomadas, disminuye cada vez mas por una simple, leve y sinrazón, de la aprobación social, ya sea en más o menos, amplios circulos de mmovimientos.
La toma de decisiones nos viene demasiado empaquetada en un monton de presuposiciones impuestas o, al menos, supuestas, que miramos y abservamos casi más que el contenido.

Sin parar y seguido, le había servido, Andrés a Pedro, toda aquella reflexion a cambio de un leve comentario, a raiz del asunto si pagas tú o pago yo

  • Andrés – le dijo mientras se colocaba corectamente su corbata, azul opaco, bonita, pues había tenido una pequeña reunión con el director de la editorial, Pedro - ¿no crees que exageras?, ¿esto lo sientes?
  • No, cuando actuo no, ahora cuando me observo y me encuentro enfrentando mis conclusiones con las que me rodean y calibrando el punto de gravedad en el caso de tomar este o aquel camino. Es decir, desde la insconsciencia, cada vez nos es más pequeño el marjen de actuación sin emfrentamiento con los topicos, tipicos y supuestos imperativos sociales.
  • ¿Desorden?, - preguntó Pedro con toda sinceridad y sin ningun ironismo

Andrés sonrió mirando a Pedro. En la zona de impresión y diseño de la editorial, donde trabajaba, había habido una mañana muy tranquila, acabando la ya última obra para formatear e imprimir. Nunca había sido amante de las revoluciones y menos hoy.


- Sabes que no creo en el cambio radical y violento, no creo en la destrucción de un sistema por otro, te hablo de un modus operanti diferente que no tiene por qué inutilizar cualquier modo de unión social. ¿cómo conseguir que nosotros, los pequeños individuos que todos juntos formamos aquello, que no existe, pero que le llamamos sociedad, tengamos la voluntad propia, dentro del orden legal, actuando superando las fuerzas del orden social que actuan sobre nuestra persona?
- ¿educación?
La palabra quedó sonando. El tema tabú. El gran estigma, el asunto ya casi mitico, la creida imposibilidad, el orar como solución buscada. Los dos callaron, sabían de su longitud.
Pedro se puso en pie y dejó el dinero de los dos cafés en la mesa.
- Si quieres, repágalo - dijo sonriendo. Se miraron con complicidad y se fueron. Andrés no tenía ningún problema en que lo invitaran, aunque fuese el primero que pasara.
Publicar un comentario