miércoles, 6 de mayo de 2015

DISCURSO.. LA PHISIS Y EL LOGOS

DE NUESTRA NATURALEZA, LA CIUDAD Y LOGOS

Tenemos la insana costumbre de huir siempre    de nuestros fundamentos.Las personas somos algo más que los elementos básicos que conforman a los, simplemente, seres vivos.Tenemos una conciencia de nosotros mismos, de nuestra individualidad frente a la totalidad, el mundo en cualquier aspecto, circundante que nos hace alcanzar y ver nuestra peculiaridad.Somos capaces de observarnos de juzgarnos, de estudiarnos, todo y solo porque al mirarnos al espejo sabemos que somos nosotros mismos y nos diferenciamos de todo lo demás.Indefectiblemente esta es la gran diferencia. Pero no nos olvidemos, y es máximamente importante, que tenemos un origen común con una serie de características compartidas de forma inevitable, con toda la naturaleza en sí.No nos creamos, en ningún momento, que estamos  encima de los principios, modos y maneras con los cuales se produce y desarrolla la vida de los seres en la natura.La evolución cultural es un hecho diferenciador, enriquecedor, definitivo y definitorio, pero, y que no se nos olvide, no es más que una parte constitutiva del ser humano.Y aquí viene  el axioma formador del escrito.la cultura es importante y formativa, pero no necesaria para la vida  del ser humano. Hay pueblos con una manifestación cultural mínima y que llevan una vida absolutamente feliz y normalizada.Tribus Indígenass de las grandes zonas tropicales sin apenas contacto con los pueblos modernos y con una vida normalizada y fructífera.La cultura no es necesaria para vivir.Si queremos dosificarla, diríamos que los medios de comunicación, hablar y costumbres y usos, son claramente necesarios, pero son una manifestación minima de cultura.Ahora bien, allá donde estuviésemos, si nos alejamos de la naturaleza, nuestra destrucción y malformación será un asunto irremediable.No se puede realizar aquello que no estamos preparados.Que un pueblo indígena no tenga libros, no tiene porque suponer ningún problema, ahora bien, que una persona en el mundo occidental, que esté sometida a una dosis de stress durante ocho horas diarias y seis días por semana si que tiene un resultado desastroso para cada uno de nosotros, tanto física como mental.No podemos huir de nuestras bases.Cuando pienso en las condiciones en las que, actualmente y en muchísimas ciudades, vivimos las personas, lo entiendo como un camino hacia la deformación.Tenemos la mala costumbre de elevarnos por encima de las circunstancias e imponer nuestros deseos, diversiones y creencias por encima de cualquier otra razón y otros cualesquiera elementos, actuando de manera antinatura, tranquilamente y sin conciencia aparente de ello.Hace 50.000 años la evolución se acabó en el momento en el cual el ser humano tuvo las  capacidad como para dirigir su destino  no tuviese que ser él, el que se aceptara, con los cambios genéticos a las nuevas circunstancias sino que estas nuevas cunstancias eran elegidas y modificadas por nosotros mismos.Y este es el dato fundamental y definitivo. Tenemos un basegenéticaa y natural, un cuerpo y físico preparado para aquellas condiciones en las cuales este dejó de evolucionar y desde luego no nos paramos en unas condiciones de sedentarismo actuales y masificación, sino en estar preparados para un hecho repentino y la marcha de cuatro horas diarias, digamos y solo digamos.El camino que llevamos es equívoco.Tenemos que buscar nuestras razones y formas primeras y respetarlas pues si no lo hacemos, vamos hacia un pozo sin fondo.Estudies los animales que estudies, todos tienen máximas diferencias con la vida de los humanos y las vemos y entendemos como normalidades cuando o deberíamos marcar el camino de los unos y los otros tan lejanos.La cultura o la agrupación masificada actual, la visión del movimiento, variabilidad, escándalo, la rapidez, la cantidad, la ecuación y otras cuestiones, la encontramos como elemento con valor necesario y bueno, en si y por si. Sin control y claridad, la dinámica de construcción de nuestras circunstancias sin  contar con nuestras peculiaridades biológicas serán y son nuestra ruina.La cultura no es mala, pero no está por encima de las peculiaridades que necesita nuestro cuerpo y persona.
Publicar un comentario