viernes, 6 de enero de 2017

..de la variedad, la música y las personas...



Ya nos lo han dicho afirmando, sobre la dinámica forma, el movimiento, del objeto o la imposibilidad de estatificación del concepto, siempre intentada. (Sólo y únicamente para fingir que es un escrito Filosófico, imaginaos, pues, a Heráclito y Nietzsche ).
El cambio conceptual y perspectivo de cualquier persona a lo largo, ya os digo, por ejemplo, de un día, es claro. Y en cada uno de estos momentos, la interacción con la realidad del sujeto, aun siendo nomás que en la concepción de éste, se produce, y el mundo cambia de color.
Los sujetos somos entidades individuales y propias y sólo comparable mediante métodos de repeticiones análogas ( Psicología. J.P Sartre). Más dinamismo, movimiento, flujo, variedad.
Pues el problema se duplica cuando intentamos, por competencias propias de nuestro funcionamiento, estatificar los asuntos para su comprensión. Nuestra siempre mal venida Voluntad de poder (Nietzsche).
Somos libres, y nuestra angustia ante este continua toma de decisiones (J.P Sartre) en una variable realidad, nos conduce a la imposibilidad, en la búsqueda de la verdad plena. Quizás Dios te las responda (Kierkegaard)
El movimiento esencial y la falta de necesidad en cualquiera de sus posible soluciones te lleva a un desorden que lo encuentras perfectamente reflejado en la música.
La futurización de tus actos producidas en función de la relación anímica que tengas ante una cualquiera clase de música, son, usualmente placenteros.
La música nos aproxima, por una similitud de forma, con lo que aquellos sabios nos dijeron, que era nuestra esencia y la del mundo.
Es posible que su comprensión estribe en un cambio de la dirección de los componentes. El efecto final, emotivo, no viene dado por la canción, pieza o lo que fuere, sino por el trace del sujeto al entrar en un mundo que conoce.
El cambio de actitud y varios efectos más que produce la música, pienso, es un tema interesante.


Articuloshiperbolicos.blogspot.com
Publicar un comentario