sábado, 2 de agosto de 2014

EPISTEMOLOGÍA. LA METAFÍSICA



Habiendo comenzado antes, fue en el siglo XVII donde los científicos ya, comenzaron a poner la manos sobre el objeto de investigación.
Fue el método experimental que daba la validez a la construcción supuesta y propuesta de ese conjunto de movimientos.
La física ha evolucionado en función de su capacidad de previsión de los hechos futuros.
Aun siendo una posible gran mentira teórica que produce los mismos resultados que la cierta y asumiendo la siempre posibilidad del cambio como elemento formador de una posible futurabilidad, la Física es una Ciencia explicativa del suceso y previsora de los resultados, fiable y asumida.
Unos de sus principios formadores explicativos es la condición material del objeto a investigar, es decir, que tenga materia en movimiento en un lugar determinado del espacio.
Y el asunto de la metafísica estriba en la inexistencia de la materia en el sujeto del estudio.
Pero, ya que no podemos estudiar de ninguna manera el objeto en si, pues no tenemos medio de investigación, directa, sí que se pueden estudiar sus consecuencias físicas, sea el concepto que sea y realizar una metafísica experimental.
Para la existencia de elementos abstractos, necesitamos, dos condiciones, una que haya un conjunto de elementos donde se formen y que haya una entidad consciente entendiéndolos.
Con esto, las ideas abstractas sólo se dan en las personas y sólo nosotros somos conscientes de ellas y consecuentemente su estudio será la investigación empírica en estos sujetos, es decir de nosotros y nuestras personas.
La pura y dura acción intelectual y teórica, se entra en el fango de la inserción de estas ideas abstractas (Justicia, Bien, Equilibrio, Valor, Vida y otras) en la red del racionalismo omniabarcante. El camino es el empirismo.
Sólo en los casos prácticos en las que estas supuestas ideas metafísicas hayan sido ejercidas, requeridos, recordadas, descritas y evocadas se debe concluir sobre su esencia y realidad.
En la metafísica el egocentrismo se dispara e intentamos explicar con los límites de nuestra capacidad racional, toda ella como si estuviera a la misma medida.
La visualización y la liberación de las exigencias formativas puede conducir a un elemento mas descriptivo y cercano de estas ideas puras con las que trabajamos.
El informe estudiado, medido, calculado de los centímetros de cercanía o lejanía diaria pueden ser descriptivos de los acontecimientos emocionales y descriptivos de la forma y figura de ciertas ideas abstractas como sería en este caso el amor en una pareja.
Éste, ya tendría unos ingredientes formadores posibles de introducir en búsqueda de situaciones similares.
Sean, quizás unos elementos de situabilidad espacial los que actúen como conductores a la hora de introducir el amor.
Razonar sobre la estructura ontológica y necesidad vital del amor es un camino sin salida.
La afirmación será la única respuesta posible con un sentido de continuidad.

Por ello, lo importante sea buscarle una funcionalidad y aplicación a la reflexión sobre estas ideas metafísicas, que el estudio de su esencialidad y el posible funcionamiento, allá, donde viven juntas en el baul de los recuerdos de Platón.  
Publicar un comentario