viernes, 22 de agosto de 2014

EL CAFÉ. JACK Y SU AMOR




- Mil estrellas hablando no lo harían suficiente como para contarte mis penas
Su cara le había impresionado, sus palabras le dejaron impactado, pegado, fundido a la barra, en su parte exterior del bar en donde Jack trabajaba y Andrés liberaba su alma del rugir de la impresora en la editorial.
- Amigo, pero, rey del practicismo y la frialdad ante las debilidades emocionales de los demás, ¿qué te ha pasado? - preguntó Andrés, quizás más sorprendido que entristecido
- Sigamos riéndonos, amigo, me he enamorado totalmente de la elegantísima Elena – la eficiente y dominadora mujer que trabajaba en la recepción de las oficinas. No era bella, en los valores normalizados, extendidos y, casi desparramados como de manera despectiva nos imponían aquellos que tenían los poderes estéticos, pero el amor, muy verdadero del que había enfermado Jack estaba basado en otros valores de los que si atormentan y especulan el corazón sino hay correspondencia.
Despacio, en el ritmo decadente de aquellos que han dejado aparcada su alma en la última esquina, se alejó hacia el otro lado de la, ya parte de mi vida, parte del bar.
Fue, entre mis pensamientos al ritmo de sus lentos movimientos, cuando llegó Pedro.
- ¡Amigo!, el Viernes esperado, ¡por fin vino a visitarnos! - sonrisa era esplendida.
- Sí – le contesté
- Andrés, nos conocemos ya mucho tiempo y se distinguir los diferentes tonos y sus correspondientes significados de tus supuestas y simples afirmaciones, así que, en nombre de nuestra amistad cuéntame ¿te has vuelto a plantear dejar España por una bella isla desierta en el mar de la Tasmania? - le dijo con una gran irónica sonrisa
- No, amigo, me estaba preguntando hasta que punto tenemos control sobre nuestras emociones y cual es su importancia en nuestra constitución como parte de nuestra esencia formadora.
- A ver, a ver – dijo Pedro, disfruto mucho conversando contigo, pero necesito bastante más puntualizaciones de las que tu sueles aportar amigo
- ¿dejarnos llevar, vivir a manos de nuestras pasiones es la forma correcta o para nuestra realización personal debemos tener un control férreo sobre ellas?
- Bueno, quizás la solución esté en el llegar al termino medio
- ¡No, no!, no me seas Aristotélico y me embadurnes de imposibilidades teóricas. El termino medio, la medida justa no existe y por tanto es una inutilidad buscarla. ¡decídete!, ¿aparcas tus emociones a la hora de decidir consciente de su peligrosidad o decides que es y son ellas las que te harán disfrutar plenamente de tu persona?
Pedro sabía de la seriedad y trascendencia en la configuración de la vida. Se alejó un tanto antes callar y encerarse, durante unos instantes en las soledad de sus pensamientos.
- Pasamos, primero y siempre con la consciencia de esta disociación problemática.
Mientras tanto y como aquel cuchillo que avanzaba entre las cortinas de la ducha camino de clavarse en el dorso de aquella mujer, entró en el bar Elena. Sin ninguna intención del acto giré inmediatamente mi mirada hacia Jack. Con la mirada perdida entre las nubes de sus pensamientos seguía con ella a Elena mientras secaba, correctamente por muchos años de experiencia, vaso del último Whisky, del ya borracho corrector de tinta Mateo.
- Mira, Pedro, ¿debería dejar a un lado sus pocas o nulas posibilidades y lanzarse a hablar con ella buscando lo que seriá el mejor momento del comienzo de su relación querida y deseada o sería mejor, para quitar toda posibilidad en la que su corazón muriera en el acto, bajar la cabeza e intentar abrillantar como nunca el vaso cilíndrico de los licores que empujan a las personas que no saben hacerlo,salir a flote, de otra manera?
- Andrés, olvidate de tus palabras. Entiendo que sólo una mente preparada puede plantearse esa disfunción en la búsqueda de la solución. No estamos preparados por naturaleza primera a no hacer caso a los impulsos de nuestra corazón pasional.
- Cierto. La capacidad de actuar de manera correcta y racional sopesando el resultado de los actos es el resultado de un estudio de tus experiencias en esta vida. Será el estudio del camino correcto.
Los dos sabian que se estaban mintiendo y aun corrigiéndose, su vida era un torrente de emociones.
Al decir esta última afirmación ambos dos alzaron accidentalmente la cabeza hacia un pequeño aviso de la lectura, en el club de literatura de la propia editorial, de unos poemas de Machado e impreso en el se leía una pequeña parte uno de ellos


Caminante, son tus huellas el camino y nada más,
Caminante, no hay camino, se hace camino al andar
Al andar se hace camino y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar
caminante no hay camino sino estelas en el mar.


Dispararon toda sus energías hacia Jack, , casi suplicándole que se lanzara, que quemara todas sus naves aquella tarde, que saliera del caballo y esparciera su corazón por todo el mar, que entrara en la tormenta con la frágil canoa de madera, que se balanceara entre la esquinas de la luna para coger energía hasta ella. ¡Sí, hazlo!, ¡habla!, ¡invitala a un café!
Elena pasó cerca, ,muy cerca de nuestro gran y pobre enamorado, pero el ya casi olvidado Zenón se apoderó de su alma y le convenció que la felicidad la encontraremos en la acciones estoicas de alejarnos de las pasiones que nos controlan y dominan nuestra vida.
La miro durante unos instantes y le dio, sin dudarlo, la espalda a sabiendas que su vida sería más tranquila si aparcaba sus indomables pasiones.
- Sí, ha hecho lo correcto – levantando las cejas dijo Pedro
- ¿Lo correcto?, ¿donde está eso?, ¿qué color tiene?, ¿alardeas de saberlo?, ¿donde está escrito?, me rio de aquellos que te tratan de mostrar el camino correcto de las cosas. Relee a Machado y entiende, como dijo aquel otro que no hay camino para la paz, sino que la paz es el camino.
Se miraron fijamente, largo y tendido.
- Andrés, ¿tienes ya fecha de la impresión del libro de Enric Bufundy?
- No estoy esperando tu digitalización, hermano.
Salieron hablando tranquilamente los dos. Sabían que la solución no eran puntualizaciones sino talantes y maneras totales.



Publicar un comentario