domingo, 17 de agosto de 2014

LA CÁRCEL DE LA APARENTE LIBERTAD



La libertad no es nunca una cuestión de movimiento.
La libertad no es una cuestión de posibilidades.
La libertad consiste unicamente en ser independiente con tu persona o dependinete de tu individualidad.
Pocas o ninguna ocasión somos conscientes de estar absolutamente coaccionados por los movimientos totalitaristas a nivel social.
La diferencia nos asusta.
Amoldarnos a lo que nos rodea nos es más fácil que decidir nuestras apetencias.
Ser diferente es considerado un acto estrambótico, una locura, un perro verde o un gorrión en aquella ciudad.
Es totalmente ridículo y peyorativo ver la actuación en la que constantemente estamos todos inmersos.
Con cintas en los ojos nos sentimos libres y seguros.
Elegir nuestras propias tendencias no se nos inculca a ningún nivel.
En pocos lugares en el mundo la gente tiene posibilidades de elegir por ellos mismos su estilo y motivos.
Vivimos en una prisión enmascarada bajo un arte falso,
La elección de nuestros motivos de acción es nula, única y exclusivamente, por nuestra incapacidad propia de hacerlo
Me pitan los oídos de considerar inviables movimientos que debiéranse considerados dentro de la normalidad de acción propia y electiva.
Se considera libre a la persona que mueve mucho dinero. Mentira.
Aburrido me encuentro y me siento de ver repeticiones del mismo estereotipo de aquellas personas con esta posición de máxima libertad económica pero que no son mas que esclavos de los gustos de los demás.
Envidio a los que han conseguido superar la imposición colectiva que nos rodea.
Nos cuesta mucho, por no decir imposible, romper los lazos y desarrollarnos propiamente.
La magnitud de la continuidad arrasa con las pequeñas disfunciones dentro de la tipología propia y aceptada dentro de los diferentes lugares.
Ser diferente, es decir, ser uno mismo, se cobra con el aislamiento y distancia.
La cercanía es la repetición.
La repetición es el cebo de la involución.
Se paga caro el billete del escape del granero común.
La diferencia se considera moverte dentro de los mismos margenes de manera especial y propia. Mentira. Igual o mas esclavo eres si aceptas las figuras y actuás con convicción dentro de este sistema.
Sólo o simplemente el luchar contra lo que hay es aceptarlo y proponerlo como punto de referencia en tu actuación.
Saber tus intenciones implica olvidarte de todas las de los demás.
Me dijeron un día que la humildad consiste en esconder tus virtudes y el estilo, será y estará también en no manifestarlo.
No planes bajo la censura externa.
No actuación.
No teatro.
La verdad está en la inconsciencia de los actos respecto a la visión externa.
Me cuesta actuar bajo mi control cuando me muevo en las multitudes.
Me muevo bien entre las teclas del ordenador.
Es la esclavitud de la vergüenza.
Es la celda de la educación.
Es el calabozo de las sociedades modernas superintercomunicadas.


Publicar un comentario