jueves, 4 de diciembre de 2014

LA NUEVA FILOSOFÍA




Un nuevo lugar del eje ha venido.
La comprensión del punto que se expande se tiene ya por inútil.
Tratar de meterse en la Ontología y Cosmología propia de la realidad y desde aquí explicarla, es una inutilidad.
La renovación constante de la filosofía es la imagen patente del camino hacia ningún sitio.
No podemos explicar y sólo nos queda la descripción; ésta es más útil y fértil.
Sólo nos vale la experiencia, descripción y lectura de aquellos hechos vividos por el que tenías a tu lado y  los tuyos.
Las vivencias reales y las que esta persona ha tenido, más tus vivencias propias al imaginarte lo escuchado, es todo y lo único que hay. Cualquier intento de buscar una estructura en desarrollo explicativa de la realidad, está condenada ya, antes de nacer al fracaso.
La Filosofía debe pendular en la búsqueda de situaciones explicativas de los hechos con la intención de construir unas figuras estéticas de funcionamiento. Estéticas, es decir, formas, maneras, situaciones, estructuras de los sentimientos y antecedentes del pensamiento, que dibujen una explicación puntual en esos momentos y una siempre posible aplicación en la realidad tratando de actuar según hemos creído ver situado en nuestros estudios.
A no ser que sea un proceso religioso cuyo fin, en el que caso que llegue, será la paz en la quietud, cualquier otro proceso explicativo estará siempre sujeto a una posibilidad de cambio. No hay ningún tipo de eternidad. Es decir, ningún absolutismo cognitivo, así que por muy seguro que estés no hay finitud en las posibilidades.
En el caso de experiencias y vivencias, acompañadas de reflexiones in situ, no necesitan de totalidad para estar totalmente llenas de verdad. Reflexiones, sí. No es sólo especificar lo que sientes, sino, estudiarte y trasmitir el por qué y el cómo, estructurado y explicado todo el proceso. Es una vivencia propia como verdad primera, absoluta, que existe per se.
Compartir y o construir estas vivencias son la única manera de encontrarle un sentido y aplicación a la Filosofía.
Que tus actos hayan sido, por ti, reflexionados, estudiados y, desde unas concepciones propias, proyectados, esto, puede resultar un elemento explicativo máximo para un individuo cualquiera que lo lea.
Es la filosofía elevada a su máxima potencia.
Es en aquel momento puntual la máxima y total explicación con la identificación de pensamientos.
Es la mejor manera de poner los pies en el suelo, captar la realidad.
La Filosofía, o mejor, la capacidad que tenemos para tratar con entidades abstractas, ideas, conceptos, números y funciones, que no se quede en un puro movimiento pasivo.
Que actúe, que la filosofía está para dar forma propia a nuestras sensaciones y pensamientos, no para actuar con el principio ontológico, sino como elementos ilustrativos y configuración de una realidad estética, de la que no sabemos su razón de ser, pero si la forma que adquiere en determinadas circunstancia.
Ahora bien, la aplicación de datos debe de ser exhaustiva. Vivencias interconexionadas, razonamientos datados, sensaciones interiores.
Si entendemos la Psicología como ciencia de la psique, es decir, nuestra alma, espíritu, conciencia, pensamiento o como se quiera denominar, será hacerla cada uno como propia suya y tras esto hacer la suma y su conclusión de estas vivencias individuales. Dimensionándolas siempre y ante todo como vivencias.
La razón humana, aplicada hacia nuestra propia comprensión Ontológica es un elemento integrante de la definición, imposible, entonces, la definición.
Aquí no tiene cabida ningún concepto ontológico formativo de nada.
Es la filosofía a ras de tierra.
Si recurrimos al origen etimológico de la palabra filosofía,, pareceser que hace referencia al amor al razonamiento discursivo sin primera persona.
La Filosofía actual debe de salir de la persona como idea, de asumir la unidad como la suma de individualidades y su necesaria construcción a través y a partir de sus propias imperfecciones e irracionalidades.
La filosofía clásica es pura metafísica, el idealismo es una versión absurda de la realidad, el racionalismo se queda fuera de ella y el empirismo se quedó en el método y no en la filosofía.
Los vitalismos, empolvan la metafísica, pero sigue siendo ella.
Los existencialismos, la desprecian pero actúan frente a ella.
La Filosofía debe de dejar de tener un espíritu a quien perseguir.
La filosofía son narraciones propias o vividas en otros y sus consecuentes, deducciones y conclusiones. Siempre dentro de la inmediatez.
























Publicar un comentario