jueves, 5 de febrero de 2015

LA FALSEDAD DE LA IDEOLOGÍA PURA


Y -otra vez más, se interpreta y acepta de una manera usual y cotideanea principios basados en estereotipos, que mienten e insultan a la realidad. Aquí, en mi España, querida para siempre, no puedes ser de derechas y llevar coleta o ser de izquierdas e ir a los toros.
Ser de derechas o de izquierdas aquí, republicano o demócrata allí, supone, en la actualidad, como mayor diferencia unos elementos estilísticos, de uso, de formato porque !tonto aquel el vea la diferencia en el uso del poder en un punto u otro!
Todavía espero motivos esenciales de actuación y no pequeños detalles supuestamente insertos en unas dinámicas determinadas. Esto no ocurre, ni se da, ni se atisba, no es más que colores al fondo del escenario, las luces que iluminan la escena en el teatro de la vida.
Actualmente, a nivel mundial, las dictadoras, poder reducido y concentrado ya sean Fascistas o Comunistas buscan y hacen exactamente lo mismo y a nivel Europeo en principios primeros y formadores, sean progresistas o conservadores, comparten la misma baraja en el juego elegido por todos.
Quizás Nietzsche tenga más que ver con la moral de izquierdas que el irrepetible Marx o, y también, sea el propio inmenso Locke quien moralice y no sigan a Smith.
La disputa por el poder han hecho desaparecer los fines y objetivos para dejar paso no más que a unos usos, formas y maneras, cuya única existencia y fin es tener el poder.
Nadie busca, imagino porque no se han dado cuenta, encontrar la solución a problemas puntuales como elemento formador y mecánica operante, sino que se limitan a hacer pequeños movimientos que les permita vocear todas las inutilidades que surge de plantear y intentar plasmar una realidad.
Estamos atados a demasiadas rutinas ideológicas o safaris estéticos que nos impiden avanzar.
Hasta que no seamos capaces de dirigir todos nuestros esfuerzos a la resolución de problemas primeros entraremos en unas teorías formativas y constitutivas falsas por estar fuera de la realidad.
Y para agravar más la situación de la forma ya no es sólo un mal constitutivo, sino un arma arrojadiza, utilizada conscientemente que llenan de intencionalidad y maquiavelismo. Ni llevo ni no llevo corbata, me la podré según quiera que penséis.
Pena siento de ver tanto infantilismo en los acto.

Superados los prejuicios, el camino hacia el fin, sólo es uno.
Publicar un comentario