sábado, 13 de mayo de 2017

MI DESESPERACIÓN ANTE LA TÉCNICA



Inspirado por aquel a quien no le llego siquiera a limarle las uñas de los pies,os contaré el mal que la técnica nos hace a las personas.
Uno: Que no se os olvide, la técnica evoluciona en cualquier maldita y nunca deseada guerra por aquel que tenga una mínima pureza en su corazón.
Los aviones y sus reactores cambiaron ante la creación de cazas con mayor velocidad relacionada y con el fin de la muerte de los demás.
Los submarinos, no evolucionaron para la investigación de los, siempre bellos y misteriosos fondos marinos, sino para la destrucción de mercancías para el alimento o el hundimiento de barcos donde hubieran gentes a quien matar.
La evolución técnica se triplica, por multiplicar por la cifra más baja, por las ganas de matar y destruir.
Pero, no vayamos a criterios populistas, enormes, sentimentales, sino bajemos a la vida plana y directa que nos afecta.
Dos: Que tengáis muy claro, pues parece que así se nos olvida,que todas las últimos y magníficos productos que nos dan supuesta belleza y rapidez para hacer los asuntos, no son avances hacia la felicidad que nos corresponde como personas, sólo y únicamente es el mercado que se fagocita a sus supuestos creadores, toma persona, se encarna en entidad y nos arrastra. La técnica no es una ayuda, es un vicio que nos desplaza de nuestra propia esencia.
Nuestro cuerpo y su necesaria actividad física, es aplastado por aquellos medios de trasporte, que nos maravillan y que no somos conscientes que nos traicionan y nos hacen mal. Después tratamos de perdonarnos, sudando tras correr envueltos en aquellas magnificas y caras zapatillas. Buscamos la absolución con nuestro cuerpo tras la falta de movimiento, como seria andar, ante la imposición del sistema que hemos, inconscientemente montado.
Mi crítica se me descontrola y me lleva a la desesperación ante la locura de la incomprensión de ella.
La naturaleza estuvo, desde, imaginemos 7.500.000 años, cuando nos separamos diciéndoles adiós los simios, trabajando hasta construir, digamos, y nomas que digamos, hace 100.000 a lo que somos en la actualidad.
Y nosotros, dentro de esta falsa y mentirosa lucidez, hemos decidido que la natura es una mentira o una realización sin motivo ni sabiduría.
Dejadme que os diga que tu cuerpo no puede vivir sometido a el sedentarismo que este mercado que tan artesanalmente hemos construido, que tu alma necesita más creación pues sin ella nunca hubiéramos llegado a nada. No tenemos ni necesitamos nuestra creación para vivir, todo está hecho y facilitado.
Puede que un chimpancé,en la sabana tropical africana, ponga más en marcha su capacidad de resolución de problemas que muchos de nosotros en la vida actual.
  • pero, tú, como exageras – me dijo aquel- hablas desde la desesperación propia de los inadaptados.
  • Jamas, pero nunca jamás me habían piropeado de manera más satisfactoria de que tú has hecho ahora- le contesté , añadiendo - soy feliz, en el gran pecado de mi capacidad de llegar a mis propias conclusiones sin que nadie me las imponga.
No quiero huir de mi naturaleza, no quiero hundirme en la supuesta comodidad antinatural, no quiero sentarme con la gente hueca cuya única y gran realización estribe en sucumbir ante las últimas modernidades técnicas.

La técnica es, y dejadme que os lo diga, sinónimo directo de rapidez,en esta, el pensamiento y raciocinio, desaparece. Ahy, cuanta razón tuvo aquel cuando le dijo al otro que le vistiese despacio que tenia prisa.
Publicar un comentario