sábado, 2 de abril de 2016

FILOSOFÍA LITERADA PASEANDO CON MARX



Caminando estábamos por un miserable barrio de trabajadores en las afueras de Londres a finales del siglo XIX.
Marx iba vestido con una ropa vieja y caminaba con el cuerpo abatido de muchas guerras contra el mundo, en Europa, tanto el continente como las islas.
Pensativo andaba y al final de cada frase me miraba. Tenía una mirada profunda y quizás un tanto melancólica de haber teorizado y luchado por lo que cada vez se le antojaba como más imposible.
- Maestro – le dije, pues a mi me gustaba y a él también, ¿qué motivación tendrá el supuesto empresario en la realización de sus ideas si le quitamos la plusvalía del beneficio producto del tiempo e interés por éste puestos?
- Tu pregunta – me contesto sin apenas hacer ningún aspavientos, está condicionada por la incomprensión de mis palabras. El trabajo del obrero es parte integrante con la misma validez que cualquier otra cuestión que el objeto en sí y éste debe de pagarse no con un salario, sino con uno tanto por ciento mensurable, medible y proporcional con su venta.
- Pero, escondidos en la totalidad, ¿tendrá el individuo interés en el buen funcionamiento del proceso?
Paró, levanto la cabeza y suspiró.
- Sabes, Andrés, en la naturaleza humana es donde su hunden las teorías. La misma lucha de clases en la búsqueda de su ruptura con el monopolio burgués, se pierde en la propia capacidad para actuar de la manera altruista que el comunismo que os propuse en “El Capital” con Engles. En el paso del socialismo con el estado centralizado, hacia la difusión del poder propia del comunismo que os propongo, a medida que envejezco, se me va haciendo mas difícil de atreverme a asumir. La naturaleza humana me persigue.
Aun en este ritmo y sedante propio que ya llevábamos, era un hombre con un gran poderío mental y siempre encontraba, más adelante, salidas airosas a las propias dificultades que el proponía.
- Mira, la solución se me antoja difícil por la esencia humana, lo que si se me presenta como injusto e imprescindible subsanar es la concentración de poder para unos pocos burgueses. Nosotros somos los que le damos valor al producto con nuestro trabajo y éste no se reparte. Siempre hemos tenido unas clases dominantes y otras trabajando para ellas !busquemos la igualdad de poderío social!
- Y aun no siendo poder económico, sino sólo poder, ¿crees que los ciudadanos lo ejercerán responsablemente sin acumulación, en la búsqueda de un bien común?
Volvió a pararse y subió sus curtidas manos hacia su alarga, blanca y frondosa barba, acabando por acariciarse los últimos cabellos de su también larga melena.
- Eso es lo que me da miedo. Que en un futuro en nombre de todos los trabajadores propios de un país una persona se alce con todo el poder y oprima a todos aquellos que no lo compartan. Ahí tengo mis problemas. La ambición económica o de poder son unas malas compañeras y las personas no hacemos más que contagiarnos por ellas.
Allí nos despedimos. Marx, sabía que jamas volvería a su tierra, Prusia, pues sería despreciado y juzgado. También sabía que sus escritos moverían el mundo en un futuro, pero ahora no eran mas que perseguidos, rebatidos y condenados.
Se iba a su casa donde estaba su mujer y donde encontraba aquel único lugar donde no tenía la necesidad personal de exponer sus pensamientos.
En la esquina donde nos separábamos encontrábanse una familia de trabajadores de las fábricas textiles de las rodalias de la gran ciudad. La mujer esperaba a su marido con una sopa de ajos mojadas con pan duro y rodeada de niños que probablemente, otro día más, no verían a su padre, pues trabajar 16 horas diarias impedía verlos por la mañana y al anochecer.
En mi conversación, el otro día, Nietszche también me había hablado de lucha de clases, con Marx, mucho más explicito también y volviendo a casa me fui planteando la solución y concluyendo que no hay ninguna solución científica a la humanidad. Sólo será llevable baja unos principios Éticos educados.


Tengo más  escritos de filosofía literada, además de los ya publicados. Es posible que todos los acabe, los amplíe y les dé calidad, incluso los aglutine y los junte. y los publique como libro. Son parecidos a éste, siendo y comprendiendo éste como una copia en sucio por donde seguir escribiendo la historia de aquel personaje en este lugar. Decidme, decidme.

Publicar un comentario