martes, 26 de abril de 2016

LA LIBERACIÓN EN LA DESESPERACIÓN




Y cuando quiso darse dar cuenta, había encontrado algunas personas que tenían al menos, inquietudes parecidas a las suyas.
Pero ¿donde estábamos?
Escondidas, míseramente, en Internet.
Sabía, a ciencia cierta, que tenía miedo a expander sus pensamientos , que cuando lo hacía, era con misericordia y piedad hacia él mismo.
Pensaba en su supuesta, nunca sabida diferencia, pues lo que a él sentía, no tenía por qué ser diferente a lo que pasase con los demás.
¡ohh!, Filosofía, reflexión, estudio, intriga, interés, investigación, curiosidad, ¡cuan lejos lo veía de los demás!
Y seguía envuelto en la mentira de la creencia de particularidad, cuando no tenía ni debía de ser así.
Desvinculado, en su propio error y temor, acuciaba el entorno que le rodeaba.
En aquel momento y en ese día, que podía haber sido cualquier otro, decidió hacer palpable y costatable, no su deferencia, pero si sus alejados pensamientos.
¡Ohh!, cuanto tiempo amagado entre sus pensamientos.
Decidió arriesgarse con perderse en la soledad que seguir disfrazado de una mentira con flores de colores.
Encontró, otras personas, igual de cobardes que él, tras las letras, opiniones, sentimientos y relatos, navegando por Internet.
¡Decidme que me equivoco!
Apostó por suicidar sus disfraces y librase de la mochila de la, siempre supuesta, diferencia.
Escribir las inquietudes y pensamientos propio de cada uno, insertos en una sociedad que ahoga y mata estos actos vitales, te aleja y marca las diferencias.
Encuentro una, siempre supuesta, compañía aquí.
Pero, aun así, escucho el eco, de las riendas de los impuestos sociales.
El dejarte llevar por la belleza encerada en tu corazón, es una acción peligrosa y complicada.
A ver ¿quien va a disfrutar de un hombre, en mi caso, que disfruta dibujando su diferencia de todo aquello que a su lado ve allá por la calle que se mueva?.
La locura de la sinrazón, cuando, ella, la razón, está en manos de algunos que la utilizan y nos mienten, es dulce.
Cuando huyo de mi particularidad, arruino cualquier día.
Huir de la repetición debía ser obligado de por ley.
La filosofía, los pensadores, las personas con inquietudes, del nivel y categoría que sea, permanecen escondidas y son difíciles de encontrar. ¿Acaso estáis aquí todas?
¡Ahy!, a mis amigos, ¡como los quiero!, pero como sé que andamos en paralelo.
Decidió aquel día continuar en su locura.
Decidió aquel día continuar en su diferencia.
Cual culebra, navegando, adaptando su cuerpo entre las dificultades, decidió producir su propia metamorfosis y aceptarse a uno mismo como primer paso de liberación.
¡Oh!, ¡mis destino!, ¡mis Dioses y los de los demás!, ¡ayúdame a ser libre!
La desesperación de la, siempre, supuesta cárcel de la diferencia, corroe y mata.
Escribir sin miedo a tus palabras es una acción de cualquier máximamente defraudado y, también de aquel otro, escarmentado de todo lo que ya no cree.
Y la canción se acaba y mi espíritu vuelve al lugar del que pretende escapar.
Cuando la música termina, vuelo a sentir las esposas de la normalidad.
Y acordaros, los grandes pensadores, fueron personas que andaron por la calle, que sintieron el Amor, la diferencia, el odio, la amistad, la comprensión, los ataques, la duda....pensar no tiene por ser, en absoluto, vivir en los libros.

Articuloshiperbolicos.blogspot.com

Y el libro casi acabando, mientras sueño con hacerlo

La filosofía literada”

(Un día cualquiera se la vida de los grandes, circunstanciado allá donde estuviera, y hablando, con alguien, con alguno, con cualquiera, de sus pensamientos )

Éste es un escrito realizado cuando en la mañana me levanto con fuerza y el miedo y dudas sobre mis actos, se difuminan.
Qué fácil es equivocarse, pero peor es permanecer oculto por el temor a errar.
En este circo que me rodea, prefiero ser un noble payaso a un falso y engañado domador de leones.



Publicar un comentario