miércoles, 27 de julio de 2016

LA EUTANASIA DE LA DEMOCRACIA



Los vaivenes actuales para la formación de gobierno, aquí en España, como podrían darse en cualquier otra democracia del mundo occidental, comienzan a parecerme un circo que han montado bajo el nombre de democracia. Se crió como una palabra entre iguales y su consecuente decisión en la Grecia clásica y se impuso cuando en la Francia ilustrada se extendió a todo el pueblo. Comenzó, saltando feliz, entre sus principios justos, necesarios y oportunos, hasta ahora, pataleada, arrinconada, apalizada, arruinada, vilipendiada y ridiculizada. No me ubiquen en circunstancias propias y constructivas del proceso y veamos lo engañado que es este camino que lo tratamos como democracia. El poder del pueblo, se está convirtiendo en una poderosa oligarquía que en ellas mismas nacen, se crían y aprenden, los futuros dirigentes y reinas madre del hormiguero.
Se publican continuamente noticias que recogen como los cuatro partidos actuales, en España, que tratan de formar gobierno, y, en esto, se saltan, por allá donde les apetece, los principios y fines propios de la democracia.
Primer principio, démosle el poder al pueblo, y ¿pensáis que lo tenemos?, pues ¿tenemos opciones de elección que no estén ya decididas por otros?, ¿aquello que votemos se respeta entre los acuerdos y apaños posteriores?, ¿hay muchos elementos y acciones que el pueblo votó para que fueran hechas y han sido totalmente, sorprendéntemente y supuéstamente olvidadas?
Segundo principio y el fin, la mejora del pueblo, y ¿crees que las decisiones del los partidos tiene elementos ajenos a la mejoría del pueblo, como serian los sillones del diputado  aquel o éste?, ¿es una acción de mejoría ajena o un proyecto de realización propia?
Y, de aquellos partidos que surgieron desde niveles y estructuras nuevas, dado lo que hay, llega a un punto de desarrollo, que se equipara en comportamiento con los ya existentes. Enferman y empobrecen.
Y antes de que la maltraten, apalicen, maten a patadas y la trasformen, bajo el mismo nombre, en una estructura propia y particular de los beneficiados componentes de los grupos cerrados políticos, se podría someter a la eutanasia y darle una muerte digna.
El primer tomador de oxigeno, que es mi voto, puede que deje de llegarle.
Sin mi voto, seguirán gobernando el modus operanti de aquellos que ahora nos dirigen, la oligarquía, legal, pero sin ningún acto moral en la realización de la dirección del futuro de toda una comunidad.
Pero por lo menos no me restregarán por la cara que vivimos en una democracia.
Sólo es realmente envidiosa con respecto a la comparación de otras formas de poder actuales, pero esto no es escusa, el ser menos malo, no significa ser correcto. Hay mucho espacio para su crítica, mejora e incluso eliminación y eutanasia.


Articuloshiperbolicos.blogspot.com

Amazon. Libros. Alberto barata aznar
Publicar un comentario