miércoles, 16 de noviembre de 2016

...la filosofía que no me sacia...




¿Cosmología?, cómo el que más de entonces, pero no para saciar mi curiosidad, sino para situar el supuesto sentido. Aristóteles se acostaría satisfecho tras una tarde de educación en su Liceo habiendo llegado a una resolución conclusa sobre la posible definición del cosmos en su movilidad esencial. Pero, aquellos que no reflexionamos de manera lúdica, no es un ejercicio de amor al pensamiento, es una necesidad vital, el cosmos en su infinitud espacio/temporal y el intento científico de explicarlo no me conduce hacia la satisfacción. La posibilidad de hacerlo, con solvencia y definitivamente, es inexistente.
¿Ontología?, las definiciones que se le dieron al ser, se alejan considerablemente de mis reflexiones sobre los sujetos/objetos que poblamos la tierra. Platón dormiría a pierna suelta,  tras haber deducido, delante de sus alumnos en la academia, como la idea de bien, que produce la perfección y la utiliza como referencia sustancial del individuo. Yo no. Mi reflexiones se hunden, precisamente ante la duda de ninguna entidad perfecta, acabada, precisamente por el constante devenir de la vida sin aparente final.
¿Ética Platónica y Aristotélica?, sí, sintiéndose parte de los afortunados, en su elitismo, configuraban una situación  ética y política. Tú naturaleza y tus virtudes provocaban la siempre posible control sobre tu persona. Lejos y más lejos de mi se sitúan estos dos maestros y genios. No llego a sentarme en la mesa, pero tiemblo ante la posibilidad de deducir y dibujar el camino necesario que seguirá el sujeto y su capacidad de control en la supuesta verdad. Mi razón se suicida cuando intento encontrar una razón de ser ante la situabilidad Ética y  Política actual. Disfrutaban haciendo pintura, de aquello, que ni en su tiempo existía.
La Filosofía no es el arte del divertimento mental.
La Filosofía, en la que yo creo, no está hecho como un  puro desarrollo lógico en búsqueda de la exactitud del razonamiento.
La Filosofía no es la satisfacción de una pura curiosidad que te deje tranquilo, dentro del engaño del conocimiento, aquella tarde.
Cada vez presto menos atención, por momentos aumento la frecuencia de mirar hacia otro lado, por momentos no entiendo , porque no quiero largos razonamientos, correctos, magníficos, sublimes, bellos, pero que no valen para nada.
Mi diversión con la gnoseología Kantiana podría reducirse a un tratado de cuatro folios con un estudio esquematizado de sus juicios, de todos ellos, con sus formas, maneras y consecuencias. Sabio, muy sabio, pero en la filosofía busco algo más que una verdad inmutable, unos modelos invariables, ciertos que no me valgan, al menos, para llenar, durante unos instantes, mi corazón de alegría.
Nietszche, ¡oh!, mi polémico y siempre amado. Quizás le tenga miedo a seguir, pues su Filosofía de la salida de una opresión impuesta en su momento y lugar. Me produce un animo a luchar pero me distancio de él, rápidamente, cuando me relamo la insatisfacción vital deprimente que veo en él.
La Filosofía, como ciencia del pensamiento, se me escapa.
Quizás sólo busque en ella su capacidad para trasmitir ideas debido a su labor durante siglos.
Pero mi reflexión no toma, en estos momentos, en esta época, ninguna vertiente racional, justa, inmutable, total, explicativa, perfecta en su construcción, coherente, lógica, bella en su forma pero válida no más que para el disfrute personal.
Me atrae más nadar entre las dudas formativas de mis pensamiento, a sabiendas de sus mayores posibilidades eficientes en la vida propia de cada uno.
Veo más constructivo expresar aquellas verdades que vemos a lo lejos y de refilón, pero que sentimos como ciertas, que aquellas verdades, que se alejan, separan y te mienten desde la distancia del razonamiento y disfrute.
La reflexión en la descripción, análisis y estudio de tus sensaciones, sentimientos, deseos, estados, desde una óptica racional  y correcta, si que me lleva a, no sé cual, pero si que a algún lugar.
Medito sobre mis penas  y alegría y me conozco más.
Y esto también es Filosofar.



Publicar un comentario