lunes, 21 de noviembre de 2016

....del devenir del pensamiento...



Tantos años estudiando Filosofía y quien me iba a decir que acabaría navegando entre las aguas del existencialismo.
La insatisfacción en la conclusión racional de la vida me llevó, sin mi ayuda ni consentimiento, a su abandono.
Y llega, o Dios o la esencia existencial única y definitoria o el voluntarismo comportamental o la sinrazón constitutiva y la Ontología, la Entelequia, la Teleología, se evaporan en cuanto a su capacidad explicativa.
La única verdad absoluta será que estamos ubicamos con otros congéneres, existan o no existan.
La aplicabilidad de la razón a diferentes cuestiones y asuntos, es imprescindible. La Filosofía, entendida como este acto, debía de ser conocida por todos pues multiplica tu  capacidad resolutiva ante cualquier acción en la debas de aplicar y utilizar la razón.
Algunos, sino todos los autores, suponen una construcción intelectual explicativas, tanto o menos, de este o de aquello, impresionantes y seductoras.
Pero la explicación primera, aquella que dejase en un punto fijo la entidad en su resolución, no existe, no es, se  o la razón no la trae.
Y llega el siglo XIX, XX y XXI y las personas que hacen Filosofía comienzan a demostrar esta insatisfacción ante la imposibilidad de la resolución última.
El camino de la reflexión bajo este marco que estoy tomando, se toma grados para subir al dejar de ser el objeto manejable el elemento explicativo, la razón a, y necesariamente, estar hablando de ti mismo.
Y ¿ cómo darle objetividad para darle un motivo de trasmisión a la reflexión?, ¿Cómo se puede generalizar dándole legalidad a un constante bucle de información que manejamos en nuestra individualidad?
¿Quizás la novela?, ¿es en la novela donde los personajes pueden escenificar tus conclusiones y maneras existenciales dándoles una sutil y última capacidad explicativa?
No sé si es parte de un proceso normalizado provocado por tener más edad y más conocimientos teóricos.
¡Filosofía!, mi amante, pero que no duerme conmigo, sino en el cuarto de al lado.





Publicar un comentario