jueves, 16 de julio de 2015

Del arte de pensar. La Flosofía



En todas las ocasiones encuentro como único medio de unión de la Filosofía, el placer de practicarla.
Veo y entiendo demasiada distancia constitutiva y constructiva, entre unos y otras.
Trato de buscar un punto en común definitorio y no encuentro más que problemas. Qué la temática, no, qué el modo, tampoco, qué el campo de trabajo !tantos hay!, qué la utillidad, menos.
Me es difícil englobar todos estos conocimientos en una misma palabra.
La única manera de unión total, es encasillarlas bajo el termino placer. El placer de practicarla y obtener explicaciones tras realizar un determinado razonamiento sea de la naturaleza que fuera.
Etimológicamente, de esto nos habla.
Pero esto, ha sido olvidado.
Jamás, nadie, en la actualidad, te definirá la Filosofía como el arte de razonar correctamente. Es un acto de placer por concluir con necesidad los pensamientos.
La heterodoxia en la Filosofía, bajo estas lindes, ha de ser máxima.
Todas las Filosofías tiene razón, todas dicen la verdad.
La segunda consecuencias es la ayuda que algún determinado pensamiento puede traer a tu persona, pero la primera es el magnífico espectáculo de un correcto razonamiento que te lleva a una verdad, como podía haber sido otra.
Es la razón en funcionamiento, escapando de toda razón física y mecánica que te marquen el camino, huyendo por el mundo libre del pensamiento, te lleve donde lo haga.
Perdido en la incomprensión de lo que te rodea, se encuentra sosiego, leyendo, estudiando o escuchando a aquellas personas que tratan de explicarlo. Y no porque la hayan encontrado, sino porque te lleva al dinamismo de buscarla y disfrutarla, a través de los pensamientos de aquel que cree haberlo
Publicar un comentario