martes, 20 de mayo de 2014

COMMENTS. LA DESVERGÜENZA PARA MI MAL

No puede ser que los dueños de la empresa, es decir, el pueblo, sea constantemente engañado y apaleado por sus trabajadores, es decir, los míseros políticos.
- ¡Ahyy!, es que estamos recibiendo una campaña mediática contra nosotros, los pobres políticos!
- ¿Si?, bueno, pues bajaros el salario a una cantidad que no sea vergonzoso y tomaros las vacaciones de manera normalizada. Sí, sois buenas personas, pero bajaros el sueldo y las vacaciones, lindos Samaritanos.
El derecho a voto, es un derecho que  pienso que no voy a ejercer por pura y dura vergüenza y también, por el gran sentimiento que tengo de engaño,  que me toman el pelo y  que conciben  al resto del pueblo, porqué son parte de éste, como tontos.
Es un paso a tras, soy consciente, pero no sé si aparecen en mi imaginación las fotos de  algunos políticos, seré capaz de introducir la papeleta y que sigan jugando conmigo.
Toda esta explosión de indignación y desidia, surgió aquel día que estaba leyendo el periódico y mostraron los sueldos de los diputados.
Impresionante.
En el mercado cada uno que gane lo que quiera o lo que le den, pero en la dirección de asuntos públicos no, pues el salario debe de depender de otras cuestiones, como serían las medias, las medianas, los presupuestos y que sepan que están decidiendo el salario mínimo y condiciones de trabajo de millones de personas y no pueden multiplicarse el suyo sin ningún pundonor.
Es decir, Usted se ha impuesto un salario 17 veces mayor que la media de este país, ¿quiere que yo me fíe?
No sé el nivel de precios y salarios de aquel país en el que el supuesto leyente de este texto esté y no sé si es considerado como alto o bajo este dato. Lo que sí que sé es que para los Españoles, de clase media, es insultada y más cuando hablan tal y como lo hacen, de los derechos de los ciudadanos.
Aquellos que defienden la dignidad y buenas condiciones de trabajo de los mil euristas mensuales, no pueden tener la desfachatez de cobrar 17.000 euros mensuales, 
¿qué te propones defender desde semejante hipocresía?
¿A quien le vas a pedir igualdad y justicia sobre esta mayor población que cobra 1.000 euros al mes por accidente y necesidad cuando tú cobras 17.000 por autodecisión y abuso de poder?
¿Qué ideas van a cubrir esta diferencia?
¿Donde está la moral y la vergüenza?
Si entrasen a trabajar allí, tras diez años de estudios, sacrificios, prácticas y una prueba de condiciones extra dura y difícil sería, no directo y necesario, pero sí más fácil de justificar. Pero y además, es que alguno o alguna de estos que cobran 17.000 euros mensuales pueden no saber hacer la O con un canuto, pero tener algún amigo o amiga (mira que me gusta poco escribir siempre los dos géneros) les permite llegar a un salario que otra persona que ha dedicado toda su vida a la preparación jamás lo conseguirá.
Me preocupa muchísimo que este asunto no aparezca en todas las portadas de , los periódicos y sea objeto de reflexiones y críticas.
Que tal desigualad existentes en aquellos que se suponen que van en busca de ella, no sea denunciada y arreglada, me deja perplejo y asustado.
Este salario además incluye el doble de tiempo de vacaciones que las de los que no hemos tenido contactos con la política.
Me impresiona tanto que estos hechos sigan ocurriendo sin cambio y con normalidad que me estoy pensando alejarme definitivamente de todo este asunto de la democracia y no participar en la rotunda parodia que bajo el nombres de democracia nos han servido.
Que vayan a lo práctico si se quieren ganar el respeto del pueblo, bajándose el salario a la mitad, que ya es altísimo y poniéndose un horario laboral, mejor, pero al menos algo mas parecido al mio o al nuestro.
Ya veremos si voto.
Reducimos el salario a un cuarto, lo que serían aproximadamente, el salario en 4.000 euros mensuales, que no está nada mal, con lo cual sobrarían unos 12.000 euros mensuales. Esto multipliquen lo por el número de políticos en estas condiciones y los 12.000 restantes de cada uno, repartidos entre 6 personas. La suma obtenida para dar de comer a los pobres es enorme y daría de comer, con sus abusos, a muchas personas para las que trabajan, es decir, para el pueblo.
Demasiada hipocresía.
No sé en otros países hispano hablante o Europeos, que imagino que habrá mucha similitud, pero vamos aquí, en España, sí.
No quiero tener nada que ver con esta indecencia y quiero tener la mínima relación con la clase política actual.
¿Dejar la democracia?
No, por Dios, pues poco nos ha costado tener un nivel de elección normalizado, pero vamos, si cambiarla de arriba a abajo.
Este texto está escrito en un ataque de pasión pero es un tema sociológico y científico sobre el que me gustaría pensar y reflexionar
Publicar un comentario