domingo, 11 de mayo de 2014

EL TIEMPO, EL PENSAMIENTO, LA RELATIVIDAD Y LAS PERSONAS.



La relatividad del tiempo es aplicable al ser humano.
No podremos jamás, ninguna persona alcanzar la velocidad en la cual el relativismo del tiempo en el mundo físico se sienta. Ni lo sentiremos, ni lo veremos y sólo lo comprendemos, en cuanto hay unas matemáticas que así nos lo dicen, pues concebirlo físicamente nunca podremos pues se nos escapa de nuestros conceptos permitidos en la comprensión de la realidad.
La definición del tiempo es, y no es una salida rápida, el movimiento de los objetos.
Sin movimiento no hay tiempo.
En este sentido, es tal que manteniendo la misma velocidad durante más tiempo, el espacio aumenta, es decir, el movimiento de los objetos a la misma velocidad (por lo tanto la obviamos) depende del tiempo que se les aplique.
Pero esto es el tiempo físico, medible.
Pero hay otro tipo de sucesión de hechos en el cual es el tiempo el que va a depender del espacio o mejor, del contenido.
La velocidad del pensamiento la entiendo con la capacidad de información que se es capaz de procesar en un tiempo determinado. Es decir, un minuto es el tiempo en el cual la media del pensamiento de las personas es capaz de procesar, de trabajar, de imaginar 1gb de información.
Pasé cinco minutos intensos acordándome de ella – me dijo Andrés, a lo que yo le contesté que el tiempo físico ha sido de cinco minutos, pero el psicológico mayor.
No le pareció mayor.
El tiempo es igual a la velocidad partido el espacio.
Si aumentamos la velocidad del pensamiento y el contenido, me sale directamente una cantidad de tiempo diferente.
El tiempo físico permanece, pero el psiquico, aumenta y con realidad.
La vida la tuvo más larga. Y esto no es teatro.
Digámoslo así y veamos al pensamiento como la sucesión ordenada de ideas con forma de imágenes, con lo que la velocidad de éste vendrá dada por el número que se den.
Y aquí viene la dilatación o contracción real del tiempo.
Han pasado cinco minutos y tú has tenido un número determinado de pensamientos, pero tú compañero de trabajo, en el mismo tiempo ha tenido el doble – bueno, pero el tiempo es el mismo, - no, no, el tiempo psicológico no lo será dependiendo de la cantidad y claridad de información puede procesar.
Si en el mismo espacio temporal físico, yo, mi persona, es capaz de vivir el doble de recuerdos mentales, el doble de conclusiones, el doble de dudas, el doble de todo movimiento mental y con la misma claridad, el tiempo subjetivo y personal, será el doble.
Si tardas diez minutos en dibujar un pequeño pez en un papel y el otro en el mismo tiempo dibuja un pez y un pájaro, y vive con la misma intensidad, son unas experiencias vitales iguales pero dobles los dos dibujos, el espacio se ha expandido para aquel que mas facilidad tenga y mas rapidez, para dibujar.
Sigo entendiendo que el procesamiento de información, la velocidad de ello conlleva directamente el resultado del volumen de tiempo mental.
Si viviera el doble de emociones, con total plenitud por mi velocidad mental que la mujer con la que duermo, mi vida sería mas larga anímicamente que la de ella.
El tiempo se dilata o se contrae en función del espacio requerido.
Si por espacio utilizado entendemos la información procesada nos encontramos dos medidas simultaneas de tiempo. Una, el ritmo de la música del bar y el otro, la velocidad de los pensamientos de cada uno de los dos clientes de éste. Si, el de la esquina opuesta ha recorrido su vida con claridad y conciencia clara y en el otro extremo del bar, su compañero de trabajo, también pensando con claridad y consciencia, pero sólo el día de hoy, esto traé como consecuencia directa que el tiempo psíquico interno se dilata para permitir el mismo numero de vivencias en el mismo tiempo físico.
Y además de esto, habrá que calibrar hasta que punto este movimiento físico, por la misma razón anterior, no será también relativo al personaje que lo vive.
Si tu velocidad de movimiento mental y físico, fuera el doble que la normal a todos los niveles, verías de manera ralentizada los movimientos de los demás.
Tus pensamientos tendría capacidad de calibrar, pensar, contemplar y tomar decisiones, en el espacio en el cual aquella persona empezaba el movimiento, el cual sólo ha podido darse cuenta de donde estabas y los pensamientos del más rápido le hayan calculado hasta la medida y talla de su camiseta. ¡tiempo relativo a la realidad que vivas!
Tu tiempo y movimiento no son más que medidas personales.
Si multiplicases por diez la velocidad del pensamiento y movimiento tuyos trabajando con normalidad en estas cantidades, dividirías entre diez el movimientos de los demás por tu capacidad de procesamiento y movimiento físico.
El tiempo es una idea complicada, variable e irreal.

A grandes niveles es relativo por la velocidad del móvil y la dilatación del tiempo al acercarse a la velocidad de la luz ( Teoría de la relatividad general) y a niveles mas cercanos y con variables más pequeñas, es relativo respecto a la velocidad del pensamiento.  
Publicar un comentario