lunes, 16 de junio de 2014

LA PASIÓN Y SCHELLING





Caminaban lentamente un al lado del otro, girando la cabeza totalmente haca el interior en cada intervención que tenían.
Acababan de salir de sus respectivas clases en la universidad y lentamente, andaban, inmersos en la conversación, buceando entre las ideas, en este caso enfrentadas.
Esquivando la calle del mercado, llena de ruidos y fuertes olores, cogieron la calle más tranquila a las espaldas de los edificios y caserones universitarios.
Schelling estaba cansado del racionalismo y ya se lo había expresado.
Estaba cansado de encasillar a las personas en unos mecanicismos racionales que describían el funcionamiento del mudo
Quería huir del mecanicismo Natural e ir hacia la sustancia voluntariosa del ser humano.
La libertad, la pasión, el deseo, son también elementos formadores de la redilad, afirmaba..
No se imanaba en un laboratorio para comprenderse así mismo, sino en una tormenta en el mar, escuchando una ópera Wagneriana.
Kant, asombrado, veía como una tercera salida, ni empirismo ni racionalismo, a explicación cosmológica había aparecido.
No compartía ésta, e huía en su perspectiva paradigmática, basada en la única realidad generalizada de la razón de la realidad.
Pero Scheling seguía pensando, que los seres humanos somos algo mas, tenemos un espíritu, una esencia que nos saca del uso repetitivo y mecánico que tiene la mecánica necesaria de continuación y desarrollo.
No sólo la razón no concluye la realidad, sino que empíricamente, en su observación tampoco obtenemos resultados.
- Bien, bien Kant, entiendo la aplicación de los Juicios y su funcionamiento,  su manifestación en  Principios Matemáticos de la  Filosofía Natural, publicado por Newton, pero creo que somos algo mas que eso. Tenemos algo dentro, un espíritu que se manifiesto y que compartimos, Aléjate de la frialdad del razonamiento y vente al calor de las creencia y de nuestra concepción libre y no atada a los margenes naturales. Es el romanticismo. Se tu mismo  y no te sientas atrapado por márgenes exteriores.
Las personas, vamos algo mas allá.
Tenemos un espíritu colectivo, que se manifiesta con el pueblo.
- Scheling, no te equivoques. La libertad no esta atacada por el análisis del funcionamiento de la mente. Sus mecanismos de acción solo describen el modo de trabajar.
El racionalismo te dice de que y hasta donde puedes razonar.
Igual que Newton te habla de la proporción necesaria para las leyes de la gravedad, nuestra mente también tiene una estructura definid.
- Si, Kant, si, la base operativa ahí esta, pero no cometas el error y ciñas y ates al ser humano en ningún ámbito limitativo. Tenemos algo mas, vamos más allá.
El cientificismo ha de acabarse.
Nosotros somos mas que piedras.
El romanticismo, la pasión, el arte, están más cerca de nosotros.
- !pero el mundo está ordenado!,!tiene actos necesarios!,!las piedras han de caer!, Schelling
- Sí, Kant, cierto, pero no comentamos el error de aplicar el ser de la naturaleza con el debe ser a las personas !seamos libres!,!fuertes!,!que nuestra voluntad en nuestro espíritu nos guié
Eran buenos amigos.
Kant vestía siempre de negro, estaba flaco y tenia una mirada tranquila.
Schellig vestí de azul claro en síntoma del romanticismo filosófico. Era alto su mirada era mas bien dudosa.
Entraron al café de la calle en frente de la universidad. Sabían los de lo imposible de resolución de la disputa, pero disfrutaban mucho teniéndolas.



Publicar un comentario