lunes, 28 de diciembre de 2015

...de los problemas de la Ética....





Dos son los vectores que actúan, primero, un a priorismo ontológico, una voluntad de existencia, y tras esto, lo segundo, siendo las consecuencias confusas, inexistentes, inoperativas, de la moral en funcionamiento.
Todo elemento comportamental de todo ser vivo tiene una funcionalidad en éste que es un elemento necesario para darle una continuidad por la justificación de ser. Su presencia es necesaria para el normal funcionamiento de él y del cualquier biohábita que ocupe.
Hambre, procrear, defender, perseguir, luchar y otros. Todos estos modos comportamentales son absolutamente amorales, estando totalmente justificados para el funcionamiento total de la realidad. Es el hecho mantenido, evolucionado, superviviente de la selección material operativa.
Pero la Ética y Moral del ser humano, no tiene ni una pequeña posibilidad de explicación o de origen en cuanto a la evolución material del mundo. Su origen y fundamento es absolutamente desacorde con la selección natural y funcionamiento ordenado y progresiva de la natura.
Es un elemento extraño, sobrepuesto.
La misericordia no es un elemento evolutivo.
El perdón es una maniobra totalmente ajena al funcionamiento natural.
La ética que las personas manifestamos es un claro elemento diferenciador, por el motivo de contenido, pero y mucho mas importante, por el origen creacional posible de ésta, de la actuación ética.
¿Cual es el origen de este comportamiento ajeno?, me pregunto.
Y, ya sin dudas y vacilaciones teóricas, se aterroriza rápidamente en el absoluto olvido en la actualidad de su aplicación constructiva de la unión social o grupal de las personas.
El único elemento vinculante que pueda garantizar una correlación correcta en tamaño tal de unión, es la existencia de unos códigos de comportamiento y actuación asumidos, es decir, una ética y moral, en vistas al buen funcionamiento colectivo.
Sólo con la aplicación legal y punitiva, siempre estará cojo el intento de convivencia.
Somos tan ignorantes a la par que inocentes que obviamos que una educación, tanto filial como escolar, ética y moral, son absolutamente imprescindibles y necesarias.
Cuando se estudia, se plantea, se propone, se ve, alguna proposición de orden cívico, ético y moral, siempre hay problemas, siendo de la índole, tamaño, forma o lugar de residencia diferentes, varios y dichos explícitos o insinuados implícitamente.
La temática es peligrosa y siempre acompañada de unas acusaciones sobre filtraciones ideológicas.
La visión de la necesidad científica de la Ética necesaria en funcionamiento, no se contempla.
Las discusiones se extienden y se olvidan del origen y necesidad.
Hay comportamientos y acciones de índole ético, es decir únicamente y propias humanas, que son absolutamente indispensables y que no son valorarles.
Somos demasiado inteligentes como para ser dominados por ninguno sistema punitivo.
Tontos de nosotros.
Son juicios sintéticos, necesarios en el desarrollo y constitutivos ontológicos.


Publicar un comentario