lunes, 21 de julio de 2014

LA EDUCACIÓN Y LOS SISTEMAS.



Manoseada y sobada está la temática de los sistemas operativos propios y correctos que aplicar a los seres humanos en vida social-económica.
En ellos se identifica y se describe las virtudes del propio y los defectos de los otros.
En todas estos sistemas se defiende una forma de organización y se estudia cual son, en afirmativo se expresan, las fuerzas de poder necesarias.
Impongamos un poder central humano importante que dirija o diluyamos el poder en el mercado que actúa como entidad reguladora.
Pero ambos tocan en mínimos la versión definitiva y decisiva de elección de los ciudadanos.
Entonces y a parte de las propuestas, la correcta será la que mas se ajuste a nuestra composición antropológica, la cual incluirá motivos y formas de actuación.
Yo sueño con un mundo en el cual un gran sistema de poder que diera una vida digna a todos los seres humanos.
Pero esto no es más que un sueño, pues cuando nuestra naturaleza ambiciosa y egoísta, fluye en un entorno de auto control, acaba indefectiblemente en la corrupción y malformación de estas entidades ideales.
No debemos ni podemos ser las personas las que impongamos las maneras colectivas, necesarias e impuestas de actuación, pues nuestras intenciones e intereses siempre actuarán en torno a la decisión tomada si no hay ningún tipo de consecuencia directa del posible error.
El máximo problema será, en estas maneras, que los platos rotos de una decisión caprichosa, vengativa o aparentemente correcta, los paga el estado y no el individuo.
Pero el mercado engaña con sus mentiras.
En el mercado, se pierde el control y éste, actúa sin ningún miramiento sobre cualquier colectividad y en cualquier momento.
El mercado es cruel e injusto.
El ser humano se deshumaniza entre las trampas de ventas y malformación que nacen aquí.
Pero, con el cambio del flujo de la creación de las estructuras, surge la solución.
Estos sistemas tienen una posibilidad que los supera y arrastra.
La educación.
No hay manera suficientemente perfecta para la convivencia correcta a no ser que sea bajo la colaboración del pueblo, en si y por si.
El estado te oprime, el mercado te domina.
Con educación la fuerza unitaria de poder serían las propias decisiones conjuntadas y con nuestra voluntad de actuación la manipulación del mercado desaparecería.
Sin la educación jamás un sistema marxista tendrá continuación.
Adam Smith teoriza sobre una entidad llamada mercado sobre la que hemos perdido todo el poder en el que sólo una determinada actuación colectiva, puede quitarle.
Educación como un movimiento puramente practico, positivista y científico-ético, en el cual se enseñara los modos, formas y maneras comportamentales de actuación para el correcto funcionamiento de cualquier agrupación, sea de la naturaleza que fuere entre personas iguales.
Sin ninguna duda todos los sistemas acaban en la degradación por los caminos nuevos descubiertos que provocan el enriquecimiento o el poder.
Las nuevas situaciones alteran y deforman la utilidad de todas las teorías.
Pero los valores de movimiento y actuación, no.
La única vía de solución,mejora y escape de todas las situaciones extremas, incomodas, injustas, malignas o y demás, es y será la educación.
Sin ella, la construcción con un mínimo de estabilidad y continuidad sin elementos visible de deformación, es imposible.
Cuando teorizas sobre un sistema habrá que estudiar también, no sólo la validez de éste, sino también su posibilidad de aplicación.
No quiero adoctrinamiento sino educación.

No es igual ni lo mismo, instruir a obedecer, que enseñar a razonar y comprender.
Publicar un comentario