jueves, 17 de julio de 2014

PLATÓN EN LA MODERNIDAD


Y entraba poco a poco, a un ritmo lento a la oscuridad del viejo bar en el antiguo barrio de la ciudad.
Alfonso y él ya se conocían hacía cuatro años cuando Platón vino al presente.
"Confía siempre en Aristóteles" le dijo a un alumno, y tanto lo hizo él, que en un experimento acabó trasladado 2.000 años después.
Vino con alegría, fuerza, dispuesto a investigar y a saber, hasta que el peso de la verdad mas lejana que pudiese haber de aquello que iba buscando se le cayo, pesadamente, sobre sus hombros.
Hoy estaba puntualmente más mortificado.
Venía, en sus largas horas de ocio, de ver una feria de elementos de divertimento y decorativos propio de las casas actuales.
Su pesimismo se hizo mayor.
Sin mediar más palabra, fue el acercarme a mi, lo que le bastó para desarrollar su pensamientos
- ¿Cómo puede ser que exista algo tan lejano a mis pensamientos?, ¿Es este cambio tan radical la dinámica de funcionamiento propia de la realidad?, ¿nos desfiguraremos y figuraremos, constantemente a los largo de nuestra historia?, ¿podré encontrar algo mas lejano de mis pensamientos?
Su vida fue y es, la búsqueda de aquellas verdades invariables y que acompañarán a la humanidad durante todo su desarrollo.
Empezaba a dudar que ellas existieran.
Comenzó a ver y sentir que ahora se vivía a ras de piel y que no había ninguna intención de ir más allá.
Dejó de ir a las clases de la facultad, cuando vio, que no entendían las palabras que el dijo y comprendió que la metafísica había muerto con Hegel.
Los practicismos, positivismo y logicismos se alejaban muchísimo de sus pensamientos.
Él, buscaba una idea central que nos acercase a la comprensión y funcionamiento global, del mundo en la actualidad, del cosmos en su tiempo.
Y ahora comenzó a hablar Antonio
- No, si yo te entiendo, pero piensa también en una generación que jamás hemos salido del desarrollo material, que por los vaivenes de la historia ha dejado de creer en las explicaciones totales, que vivimos al día, que proyectamos para mañana, que la vida se ha dejado de ser una entidad con sentido y ha pasado a ser como una entidad existente y con una función, que es divertirse, ya sea leyendo o bebiendo. Las ganas de comprender ya no la hay casi. la curiosidad que nos elevó está muy alejada de nuestro actual funcionamiento.
- Sí, Alfonso- dijo Platón, para ti es una teoría explicativa de un sujeto que ha nacido aquí. esto te hace no ser muy consciente de tus conclusiones por entran dentro de un desarrollo formal y evidente de los acontecimientos, pero !ah de mi¡, jamás creí, nunca, que las disposiciones intelectuales iban a dejar el camino que allí comenzamos. Creí que le siglo de oro Ateniense, para vosotros el siglo V adc, marcaba el inicio de un nuevo camino en el cual lo intelectual, lo meditado, lo pensado bajo las bridas del la razón se iba a imponer.
- Ahora ya, si que se estudia esta temática, pero poco y mal y además no hay intención de actualizar el intento de buscar una explicación cosmológica o globalizara.
- Será por el fracaso de las intentonas o por la imposición de un modus operanti básico, el cual no va, nunca más allá de la proximidad en los calculosos personales pues la realidad no va más allá.
- Bueno, Platón, también por la velocidad que han adquirido los hechos con la tecnología que ha incrementado la velocidad con los que se opera en ellos, también a influido.
- No, no sólo también, sino que es uno de los problemas fundamentales, pero no un asunto sin solución.
Dejaron de hablar durante unos minutos mientras se acababan, en sus pensamientos, ambos carajillos, que a Platón le encantaban desde que los probó.
Antonio recordaba la cara que pusieron algunos contertulios, allá y entonces, cuando lo conoció, en aquella
tertulia.
Su amistad llegó por accidente y esperaba que en el caso de que se terminara, fuera de la misma manera.
Tenía que seguir trabajando, así que se fue tras despedirse de todos.
Publicar un comentario