viernes, 11 de julio de 2014

LA ÉTICA NECESARIA



La Ética es entendida como una predisponer, opción o maneras vitales construidas entorno a unos sentimientos, hacia la gente circundante.
Bien, vale, pero se puede ir algo más allá e introducirla como un mecanismo, material y necesario, para el funcionamiento de las personas en sociedades.
Las éticas que se acaban imponiendo por los propios principios de selección natural, son aquellas que promulgan y que piden la convivencia de las personas.
¡oh!, qué bonito.
No, qué práctico y qué verdad.
Desatemos la ética de una pura visión existencial y vital y demoslé cabida en el correcto funcionamiento social.
Es totalmente imposible el funcionamiento social sin unas leyes de funcionamiento no escritas pero seguidas por todos.
Es más, se podría llegar al punto de la desaparición de las leyes impresas y escritas para el funcionamiento de las comunidades, siguiendo unos valores éticos.
¡Ah!, ¡este soñador!
No, hago ciencia, saco números, busco caminos, observo el mundo que me rodea, encuentro soluciones.
No hablo de Dioses ni entidades abstractas.
Hablo de unos margenes y pautas de comportamientos necesarios.
Sin educación cívica y moral no hay civilización.
Si no hay un respeto por las reglas de juego, el tapete al final sale disparado en todas las direcciones.
Los movimientos últimos detestan y descalifican las morales alegando que siguen una serie de intereses abstractos basados en elementos que se escapan de la realidad.
Grande y gordo error.
La moral es un elemento con una aplicación clara y necesaria.
No alego a Dios, llamo a la construcción de la multitud.
Tenemos la tendencia a nuestra variabilidad propia y necesitamos educarnos en una serie de fundamentos para la continuidad social.
¡Adoctrinamiento!
¡Pardiez!,¡No!


 Respeto, amor, tolerancia, comprensión, proporcionalidad, soluciones generalizadas, intereses colectivos, y más, no son unas doctrinas con contenido propio, son unas maneras de operar necesarias en la construcción de cualquier unidad, desde la familia hasta la grandes ciudades.
Publicar un comentario