domingo, 27 de julio de 2014

ONTOLOGÍA. DIOS Y LO FÍSICO



Ontología entendida como el estudio del ser, de la realidad total, sus principios y origen.
Podemos optar, o bien por la existencia de la totalidad, sin principio ni fin, o bien por la creación en un momento puntual como acto de la voluntad.
No hay otra manera de existencia de la totalidad.
Si asumimos la existencia continua nos encontramos con una entidad formada por reglas de actuación, pero sin ningún sentido en si, ni por si. No lo necesita para seguir.
No tiene ningún motivo pues ésto es un elemento anterior a la totalidad.
Si pensamos en un momento en el que surge la existencia producto de un hecho voluntarioso, nos encontramos con una entidad plena de sentido por necesidad, pero no con unas normas lógicas necesarias de actuación.
La imperfección en la existencia del sujeto eterno no es posible.
La maldad en un mundo creado, sí.
La primera tendría potestad si no existiéramos los seres humanos.
La segunda tiene su razón de existir en el ser humano, en nuestra antropología.
En el mundo físico no existe la variación sin sentido.
Todo lleva una velocidad y componente con magnitudes numéricas que te llevan directamente al futuro. Los principios de indeterminidad físicos con casos de imposibilidad de calculo.
Pero, nunca, pero nunca jamás, hay ningún grupo de circunstancias que en un ser humano tengan una consecuencia necesaria.
Esto es libertad de actuación.
Y he aquí el mal, entendido como una disfunción.
¿Es quizás y entonces, el ser humano es el demostrativo del principio voluntarioso de la totalidad al existir creado un elemento corrosivo en él, el mal, que en la eternidad, que en la eternidad de la corrosión produce una imposibilidad?
O ¿es quizás el ser humano un elemento más en la eternidad condenado a vagar por ella entre infinitos nacimientos y muertes?
Es un tema lejano con el que se pueden trabajar con resultados trágicos-idílicos.
El hecho voluntarioso señala directamente a Dios.
Un intento racional de llegar e Él, sería hablar de la creación como un acto primero, desde la nada, necesario para la imperfección existente.
Dios se escapa de la razón.
Se escabulle ante la lógica.
A Dios se llega con Fe.
Pero es el justificante, el ser humano, lo que te lleva a su negación por las barbaridades, tanto del que las produce como del que las sufre, que se hacen.
Cuestiones sobre la existencia de la totalidad es vitalmente nada, cero, una inutilidad, ahora bien ésta misma temática buscando respuestas racionales es divertido, constructivo, interesante y formador.
Es hacer Filosofía.






Publicar un comentario