miércoles, 30 de julio de 2014

METAFÍSICA. LA CULTURA.



Es una realización y desarrollo correcto de cualquier entidad existente en la totalidad, el actuar en funcion de una predisposición esencial.
Actuando y haciendo, para aquello que su naturaleza le ha preparado.
En el ser humano, se toma la tangente de la cultura, pero tiene la misma mecánica que aplicar.
Las hormigas no van rugiendo por la sabana, ni los leones macho se arrodillan delante de las hembras y les traen la comida.
El ser humano debemos de realizarnos de aquella manera para la que estamos preparados y somos.
Y entra Hegel, con la fuerza de un huracán por las ventanas hablándonos del espíritu formativo de este  mundo y su fenomenología  acompañado de Schopehauer señalándonos con su bastón y hablándonos del mundo, y la voluntad en su representación.
Este espíritu cultural nos diferencia y nos da un camino de realización como entidades con una serie características definidoras y formativas.
El desarrollo cultural es la parte  esencial que da y es el sentido de las personas.
La cultura es en si, en las persona, es decir, somos cultura, y es para si, en nosotros también, pues no necesitamos a nada para tenerla.
Para ser personas realizadas debemos tener cultura ya sea sabiduría, razón, arte y otras manifestaciones de nuestra autoconciencia en desarrollo continuo, lo que nos distingue del resto de la physis.
El día que muera el último pintor, la raza humana habrá muerto como tal.
Es el espíritu, de la realidad, objetivo, que se da y construye el arte y es el espíritu subjetivo manifestándose en el propio pintor.
Una enorme cantidad de actividades que consideramos de divertimento  huyen de lo que somos y otras actividades de las que nosotros huimos,  son lo que somos.
No es una cuestión de gustos personales, es un asunto de crecimiento colectivo.
No hago un  acto estético hablando de arte, ni un movimiento epistemológico viendo los caminos de acción, no es ética indicando lo correcto entonces ante el trance.
Hago metafísica pues manifiesto unas leyes de actuación necesarias y lógicas respecto a las entidades abstractas que nos conforman, pues el arte o la filosofía no tienen un principio físico formador sino que son caminos de realización de una entidad espiritual, es decir,  nuestra conciencia.
Valor hay que tener para hablar de espíritus en este mundo en el que vivimos. Se considera un movimiento de trastocados, pero no, estoy haciendo metafísica empírica, pues a los hechos me remito.







Publicar un comentario