martes, 3 de marzo de 2015

CUANDO EL OLVIDO LO POTENCIA



La miseria y la pobreza son dos situaciones tristes, injustas, malas, pero hay otro asunto que las degradan mucho más y ponen en peligro el propio funcionamiento del desarrollo de la sociedad.
Triste, muy triste es ver a personas rebuscar entre la basura o tiradas en el suelo pidiendo dinero.
Si te das una vuelta por una gran ciudad y vas prestando atención ves, vives y sientes este dolor.
Y el doble problema viene en la acción de la frase anterior, "si te fijas", puesto que si no pones atención nos pasan desapercibidas.
La pobreza y la miseria son hechos totalmente asumidos, habituales, integrantes de la sociedad moderna occidental y el dolor que nos produce a cada uno y todos de nosotros es mínimo.
No le damos la importancia y gravedad del asunto debido al contacto constante y continuo diario.
!Copernico¡, vuelve y hagamos un estudio empírico.
Sin comentarlo, vayan paseando con otras personas a donde fuere en esa gran ciudad y tras el paseo, habiendo tú contado todas las personas que piden o rebuscan en la basura, preguntenles cuantos han visto
- ¿yo?, ninguno, bueno, no sé
- Pues ocho, amigo.
Esas ocho personas ya no son nada, no tienen lugar en nuestros pensamientos, permanecen ocultos para ellos.
Y el problema se potencia porque se enquista, y se trasforma en una desgraciada rémora que acabará hundiendo al tiburón.
No hay nada peor para cualquier problema para su solución que obviarlo.
Tomar consciencia de éste, se nos hace difícil y complicado.
En la sociedad occidental, al menos, pues no conozco otra, estamos habituados y acostumbrados a hechos, acciones y situaciones desastrosas que por su repetición y generalización dejan de ser un problema consciente en nosotros, pero no lo dejan en la realidad.
Empecé hablando de la miseria, pero hay bastantes cosas más.
!hacedme el favor de no normalizar la miseria cosmopolita a que tenemos bajo nuestros pies¡
!No seamos ignorantes y antes de realizar cualquier juicio de valor miremos allá en donde vivimos¡
!Cuan cansado estoy de escuchar mítines hipocritas, cínicos y miseros de como ir a delante¡
Y dejadme que os avise, que las pequeñas malas células, se multiplican, forman el tumor y el cáncer mata al organismo.
Interpretarlo como queráis, pero sólo tiene una y clara.
Publicar un comentario