sábado, 7 de marzo de 2015

24millones

24  millones
Tiene toda la razón de ser dentro de las leyes propias del funcionamiento de sistema. Marcamos unos beneficios totales y esto da como consecuencia la resultante de los beneficios propios e individuales en relación con la participación en el proceso. De ahí que éste tal futbolista, a ver, cómo se llama, !ah¡,sí, Ronaldo, tenga unos beneficios totales de 24 millones de Euros (no tengo acceso a sus cuentas, lo leí, ayer como cualquier otro día, en el periódico). Desde luego, hay muchos más a nivel mundial que tienen más dinero, pero mucho más sólo que estos están muy lejos.
Y os digo hay que ser muy ciego o miope para no darse cuenta de la inmoralidad de este hecho.
Si dibujamos una circunferencia con la casa de éste como eje y le damos un radio de, digamos 4 kilómetros, habrá gente, nos guste o no durmiendo en la calle.
!Son las leyes de funcionamiento del mercado necesarias que anunció Spencer¡ - le dijo aquel, a lo que el otro le dijo que poco barajaba este economista la moral y poco sabía de las imposibilidades que impone la injusticia.
  - !Si!, impongamos a Marx,  dijo desde el otro lado de la barra aquel, a lo que el barman le contestó que Marx andaba algo flojito de conocimientos de Antropología y nuestra tendencia a la corrupción  con el contacto del poder.
  - ¿Y si dejamos funcionar el mercado pero le damos unos límites en los beneficios de la persona física?
  Ante la cara de incomprensión de los contertulios, con una sonrisa se despidió y al pasar por mi lado me dijo me dijo
  - Yo tengo poco dinero, pero yo lo manejo, a este jovencito, que tiene tanto, le arrastra por donde quiere, el dinero a él - añadió guiñándome el ojo.
(claro, y esto hay que añadirlo, no sé si escribo desde la verdad o desde el dinero justito)
Publicar un comentario