miércoles, 4 de marzo de 2015

DE LAS POSIBLES DEMOSTRACIONES



Y la mañana empezó gris.
Mis pensamientos se atascaban en cualquier intento de salida.
Mis sensaciones y sentimientos me pesaban en demasía y me llevaban cabizbajo por el mundo.
La enormidad de mis reflexiones se me hacia dura.
Esta era una típica mañana en la que no duermes mal, pero sí, las animas del hastio se levantan conmigo.
No grave, no, pero bastante molesto.
Pero, ya sabíamos de su naturaleza transitoria y puntual que pocas algunas veces ya me había pasado.
Hasta, que como cualquier otra cosa, la musica cayo en mis manos y cuando quíseme dar cuenta, prisionero estaba de ella y bajo sus grilletes cantando estaba conduciendo la bicicleta por la ciudad.
Es absolutamente impresionante y descriptivo, estos cambios profundos de estado anímico humor y visión de la actualidad.
Es el alma autonoma de la realidad material circundante pero inserta en un momento temporal con unas determinadas y concretas circunstancias.
Así pues, y yo me pregunto, ¿Seríase posible hacer ciencia y técnica para el control del espíritu?, ¿manejar su estado anímico con diferentes técnicas?
Ciertamente es una pregunta trampa, pues yo se donde y con quien estaba cuando esa música sonaba.
Entiendo que es un hecho descriptivo e interesante el estudio de la influencia de la música sobre nuestra alegría o tristeza.
Es un asunto experimental, medible, juzgable, aplicable.
!ah¡, y no me aludan como elementos resolutivos, finiquitables y explicativos de la temátics a Freud pues el consciente y subconsciente (el inconsciente no) son  elementos de la misma naturaleza y existencia que esta supuesta alma o espíritu.
 Sería posible realizar un estudio científico de laboratorio viendo la relación directa, el estado anímico y emocial, entre elementos externos de diferentes naturaleza.
Los resultados podrían traer datos importantes para dislumbrar el asunto de nuestra siempre buscada parte formante no material.
- !No digas tonterías ¡
- !ah!, ¿que tú negarías cualquier alma o espíritu formador de nuestras personas?, ¿todo lo que pensamos y sentimos es un producto material?
Con los dedos podría contar aquellos que, sin duda, afirmasen nuestra total y única composición física.
Estas reflexiones y actos sobre el asunto, quizás, y no más que quizás, pudieran en algún momento resultar esclarecedores.

Publicar un comentario