lunes, 19 de octubre de 2015

LA COMUNICACIÓN (Cap 7)



Uno Americano, dos Rusos, Una Japonesa, Una Alemana y el último, un Argentino.
Allí estaban, junto a los dos Españoles y en aquel, ahora sí que perdido, lugar en Tenerife, mirándolos con caras difíciles de interpretar.
No era una locura, después del primer contacto, hacia ya treinta años, pero no conseguían ninguno creerse que viniesen. Repasaron, estudiaron, comprobaron el mensaje, una , dos, tres, hasta que Andrés, esbozando un Ingles bastante peculiar, que todo había sido comprobado. En este impás, Carmen miró con corrección a Andrés y se levanto en aquella mesa de mentes privilegiadas.
- Tenemos en nuestras manos un punto de máxima inflexión en la historia y concepción cosmológica, que incluye al ser humano como parte de éste – el Ingles de Carmen, por su abundante utilización era muy fluido y con una pronunciación Americana por sus contactos científicos- vamos a irnos casi 50 años atrás para construir los acontecimientos y, esto es lo más importante, a ver como se trasmite y se cuenta. Si no lo hacemos correctamente, esta noticia puede ser el pistón de muchos, demasiados problema. Nosotros somos un grupo de científicos que estamos, quizás algo vacunados contra estas noticias tan asombrosas pero la gente de la calle no.
Otta, la científica Alemana, cuando todos callaban sorprendidos y meditando preguntó
- Así que habéis que su materia compuesta por Berilio y Estroncio y debido a la inexistencia de la fuerzas nucleares, y su constante organización y alcance de la forma determinada, la trasformación en otras formas era viable, con lo que se pudiera acercar a este compuesto a una materia cargada de energía, a mitad de la velocidad de la luz, para reconstruirla después ¿no?
- Sí.
- Pues vayamos buscando otra solución y origen al mensaje. Esto es imposible.
Ninguno quiso discutir. Nadie había venido a eso. Walker, alzó su leve voz, que parecía más bien, un conjunto de suspiros.
Y si ya tenemos comunicación. ¿por qué no se ha establecido un dialogo en vez de un monologo?, con su alta tecnología hubiera sido posible.
El silencio se hizo de nuevo.
Todo el mundo se volvió, como el minuto anterior y el otro más anterior de la trascendencia de las circunstancias.
Y Andrés habló.
- No podemos, ni debemos comunicar nada a nadie.
- ¿Qué dices? - le preguntó sorprendida Carmen – y en Español – lengua que entendían y mal hablaban todos.
- Explicate – le insistió Xaqui, el científico Argentino.
- Mejor que el mundo se quede en el sinpas y en la sorpresa de la visita directa de ellos, si no, las revoluciones a todos los niveles serán imposibles de dominar – completó Andrés, bajando la cabeza en signo de resignación.
- A los 150.000 km por segundos de su trasporte, será imposible localizarlos, como presencia física, por ningún equipo, si no son tales y como los tenemos aquí, sí Andrés, pienso como tú – dijo mirándole con dureza, Xant – directamente venida de Peking
- ¡Qué decís! - dijo algo alterado Dostrais – Moscovita- !cómo ocultar esta noticia, el mundo debe estar preparado para ella¡
- ¿Y qué hacemos?, - Andrés dijo también levantando un poco más el volumen de su tono- ¿preparan los discursos de bienvenida?, ¿organizar los arsenales militares?, ¿prepararnos para qué?, sólo valdría para tener al mundo en un estado histérico durante seis años.
Vladimir, venido de San Petersburgo y el más anciano de todos, sin subir un ápice el tono de su voz les dijo
- Cierto todo lo que estáis diciendo todos, pero Andrés, Dostrais, Xant, no es una decisión que debamos de tomar nosotros, sino la ONU.
Andrés se puso de pie y comenzó a circular al rededor de la mesa. Carmen le miraba con preocupación y complicidad.
- No sois conscientes de lo que decís – la cara de sorpresa se hizo colectiva – no estamos preparados, los habitantes de la tierra para ello – aun a sabiendas del peligro y la disfuncionalidad de sus palabras les continuó diciendo - no hay ningún telescopio parecido y con las mismas posibilidades que éste, más la información necesaria para darle sentido a las posible señales que vinieran. Convencerme si queréis que esta información salga de aquí, pues las llaves las tengo yo.
Jhon, el otro Americano golpeo la mesa, le dijo
- No, Andrés, esa información no te pertenece, es de toda la raza humana en general.
- Sí, Jhon, pero no quiero ser responsable de las muertes y revueltas por ella producida por hacerla pública cuando no correspondía – se miraron, sin odio, sin violencia, pero muy fijamente y con mucha intensidad-
_ A ver, a ver, tranquilicémonos todos. Es nuestra primera reunión. Volveremos a repasar los datos, buscando errores, interpretaciones y demás. La sorpresa y el cansancio nos impedirá tomar ninguna decisión correcta, así pues vayámonos a descansar y mañana continuamos.
Despacito, con paz, orden y complicidad, fueron saliendo, en silencio de la sala. Cambiaron algunas palabras totalmente triviales habiendo concertado una reunión para mañana a las 10 am.
Andrés y Carmen habíanse quedado a cerrarlo todo
- Pero, Andrés, ¿ha que ha venido esa negativa e imposición?, sabes que estos datos no son tuyos, son de interés mundial y que sería posible, aun con tu negativa, llegar a ellos, ¿no pensaste en mi y mi opinión?, jamás te había visto tan taxativo.
- Algún momento debía de llegar. Que el mundo se entere solo cuando ya no le de tiempo a tener ningún cambio radical y esperarlos con paciencia. ¡Qué haremos Carmen, qué!
Salieron andando despacito del observatorio. Habían hecho venir al coche oficial que jamás utilizaban y cambiaron el rango de la conversación, sin ningún problema, a sabiendas de la imposibilidad de deducción del problema que conversaban por la especificación temática.
- Y ¿qué forma tendrán?, Berilio, Estroncio, fluido, dinámicos.
- Aun poniendo, no ya mi ciencia, sino también mi imaginación, no consigo encontrar ninguna respuesta.
Parecíase como si fuera el segundo día después del que se conocieron en el observatorio, pues todo lo anterior a esto cadecía de total y absoluta importancia.



Publicar un comentario