lunes, 22 de febrero de 2016

...de la Felicidad como elementos cuantitativo....



Debido a que el concepto de Felicidad no tiene un estado fijo para concretarlo, se convierte en la definición de un acto en movimiento, es decir, la felicidad cómo mulo de circunstancias cambiantes y por tanto, indefinibles en la quietud necesaria para hacerlo.
La Felicidad no viene de ninguna variable cualitativa, completa, acabada y determinada, es un estado cuantitativo de determinados elementos en diferentes momentos del en el sujeto que ya estaban..
No hay un lugar más cerca de la Felicidad, no hay nada, concreto, definido e infalible, que te acerque más a ella.
Nadie quiere nada nuevo, sólo mejorar lo que hay.
No elementos cualitativos, sino datos cuantitativos, subiendo o bajando lo que ya había.
Si a alguno nunca nada le faltó, está condenado a la siempre infelicidad de no poder tener y mejorar nada que ya no tuvieses.
Con esta definición, ademas, la Felicidad se coloca en cualquier nivel de vida pues sólo necesita del cambio siempre a mejor partiendo de la cadencia.
No es un termino directamente relacionado con la cantidad de estos elementos, sino con la diferencia con los anteriores.
Se acabó de realizar una regla de tres directa entre elementos por todos pensados provocadores de la Felicidad.
Más cercano de las propias personas, se puede aplicar esta misma dinámica explicativa respecto a la Felicidad por nuestra única y propia acción.
¡Cual mayor grado de satisfacción y Felicidad que el de superación de un estado formativo personal que así se quisiera! Más o menos de esto o aquello, ya sean actos o elementos.


La única manera razonable de darle una definición estática en su contenido, seria definir a la felicidad con una razón matemática entre la cantidades relacionadas de los hechos o elementos pasados y presentes.
Publicar un comentario