jueves, 4 de febrero de 2016

..de la malformación ,en y de, la sociedad...


Movimientos totalmente mecanizados que nos pasan desapercibidos, son imposiciones sociales que conducen al sujeto por unas estructuras establecidas.
Lo que podía ser un acto normal dadas nuestras características naturales, se trasforma en una extrañeza y viceversa.
No es un escrito existencialista, es un estudio Antropológico.
La sociedad, la unión grupal llevada por las personas, ha sido el elemento catalizador de toda la evolución humana, y allí se debería de haber quedado.
Actualmente, la sociedad arrastra de si y para si sola, la construcción y movimiento social.
El sujeto desaparece en el más absoluto anonimato cuando es uno más por la calle, a uno más que busca y saca igual el bono bus.
Actos repetitivos y generalizados.
Las personas en tales circunstancias tenemos más difícil nuestra resolución natural por la falta de capacidad de experimentarla.
El mundo creado es fijo, rígido, estable y repetitivo.
¿Y los tantos por cien y datos?
Miles de veces habrás hecho exactamente lo mismo que has hecho hoy y perderías el sentido cuando supieses el tiempo que has dedicado a esto o a lo otro comparado con la totalidad.
La sociedad no es un elemento natural y esencial en el ser humano, la unión grupal, es un elemento adaptativo, referente a la ventajas defensivas y otras más.
Como tal clase de elemento no tiene un correcto desarrollo por si misma, si no que debe de ser controlada.
Actualmente, el descontrol social, entendida como un medio de participación y unión colectiva, es un autentico desastre.
Y conducidos dentro de éste, perdemos cualquier orientación esencial o natural y vivimos bajo las lluvias y siempre por los ríos de la sociedad.
Educación, actuación, talante, sistemas...se están cargando la herramienta que, en vez de potenciarnos, nos anónimiza.
Nos olvidamos de lo que somos, pues el sistema nos está fagocitando.
No introduzco en ninguna balanza el nivel de felicidad ni similares, pero describo los actos desde que el puto despertador suena, hasta que nos vamos a la cama y no encuentro ni una excepción en la cual la acción no siguiese el camino, leyes y reglas de cualquier sistema y se olvidara, abandonara o pasara del mio.
- Rodeado del abandono, me siento, amigo
- ¿Te sientes solo?

- No, veo un mundo solo y abandonado.
Publicar un comentario