miércoles, 25 de noviembre de 2015

....de la definición a partir de la variabilidad del tiempo. ..


Y la lucidez de la mañana  llegó y mi capacidad para estudiar  el mundo circundante es mayor, precisamente por estar lejos de los elementos que condicionan su comprensión  y concepción.
En invierno, madrugando en la noche todavía vigente, la distancia es mayor.
El elemento definitorio como es el funcionamiento bajo el sol no se da, pero otros más  importantes tampoco.
Todos estos estarán  durmiendo en su mayoría.
Los coches, las personas, los ruidos, el agua de los rios que nos arrastra sin control.
Mi mente, y mi ansiada alma que quiero pensar que está,  relajados se sientan a escribir.
Esta introducción  no es más  que un paralelismo ilustrador de lo importante que son las circunstancias para el pensamiento corrspondiente al conocimiento y al campo de las humanidades.
Entiendo que los pensamientos de cada uno han venido manipulados o insertos en un momento concreto que los define y estructura.
El motivo y fin de este escrito será analizar si hay una forma de escribir de manera atemporal, es decir, ¿que términos ,temas, concluiones, descripciones podemos utilizar en nuestros estudios Filosóficos  o reflexivos, al menos, respecto a elementos propios de nuestra naturaleza?
En principio habrá que estudiar los terminos y cuestiones defiitorias de cualquier época , analizarlos  y ver que características  y funciones tienen. Una vez hecho esto, aplicar las condiciones obtenidas respecto a las características  de estos elementos definidores y buscarlos y traducirlos para su comprensión  atemporal y  en la actualidad.
Hay que apartar de nosotros, buscando la objetividad, todos los elementos que hacen comprensibles, sin un proceso previo anterior, las noticias y decripciones propias de la actualidad.
Si entendemos cuales son los puntos de vista propios con los cuales se construye los conceptos y abstracciones propias, eliminandolos, estaremos más  cerca de lo objetivo.
Es un texto y estudió sintético y esquematizado.
Quiero suponer , que la naturaleza y nuestra capacidad de razonar y concluir, llevará  muchos milenios en el mismo grado deductivo, sólo alterado por las influencias contextuales. Este   mismo momento clarificador hubiera valido, entonces, en cualquier época , en busca de esos principios propios del pensamiento en si y para si.
Podemos empezar estudiando los valores y concepciones  naturales  propias de la de la época  helenística , o las cosmovisiones religiosas de la alta y baja edad media.
Cada conclusión , deducción , valor, principio, en la Grecia  clásica, entendida como el tiempo de Pericles en Atenas podemos tratar de quitar ese elemento metafísico  y que justifica la realidad y sin esto, estudiar sus razonamientos.
Eludimos la visión , llamese espiritual, tal cual serían,  el Arje, las  Ideas, la Potencia, y ¿con qué nos encontramos?
Háyase aquí una huida del mundo material y una ansiedad por conocer lo que nos roda. Tenemos la necesidad de situarnos cosmológicamente. Los individuos sentimos la distancia y ante ella buscamos colocarnos.
Si este aspecto lo trasladas a la actualidad, es o debe de ser característica  continuadora en las personas, pero son el control y abuso de supuestos conocimientos, lo que bajo la falsa careta del conocimiento , ahogan a esta característica , que ahora parece estar muerta y ovidada.
Y llegamos a la edad media, y la Teología  impera, de una forma u otra. El pensamiento estara condiciondo y ajustado  a la fe o explicación  racional  del mundo por parte del sueto que el observa. Dios ha invadido  todo ámbito  del pensamiento.
Pero por debajo de todo eso, se puede conclir en la característica  de la huida y busqueda trastemporal o inmaterial ante el miedo que sentimos a la muerte. Nuestra huida, propaga el pensamiento místico  o religioso. Somos seres materiales pero tenemos un aspecto espiritual, claro y existrnte, sino no tendría cabida esa búsqueda.
En el siglo XVIII, llegara el Marximo y el Nietzschesismo. Es el salida de este mundo espiritual, que no satisface, por el desarrollo racional que se le ha dado. La plenitud en la realización  espiritual no es posible, la politica  los dogmatismo la impiden, además  que la razón actua sobre ella y la saca de su lugar.
Y la lectura atempral y descircunstanciada sera la búsqueda  y el ansia de superación . Las peronas queremos más, ansiamos más, somos ambiciosas, no tenemos bastante nunca y punto de paz y reposo con nosotros mismos no lo encontramos. El cambio y la evolución  son elementos formadores de nuestra natura.
Y el camino sigue, y sin advertirnos, llegamos al siglo más sangriento en la historia con personajes más  monstruosos  de ella y con ello, vendrá  la angustia de nuestra individualidad y pequeñez ante la falta de una explicación  globalizada. Las personas necesitamos unos elementos explicativos, cuales fueran, globales. Nos tranquilizan.
Esto aquí , tras volver a la irracionalidad de las grandes guerras.
Pero atemporalmente, se deduce que las personas tenemos una interactivida directa y definitiva con las otras personas circundantes. El horror, digamos, produce un pensamiento de acorde con éste.
No es el contenido el estudio este,, pero si el acoplamiento  moral, vital que éste se deduce.
Los seres humanos somos seres, entonces estamos  temporales vinculados y nuestra mente tiene dificultades o le es imposible salir, en su pensamiento, coordinacion y manera, en ese lapso de tiempo al que estamos situados.
Es una vision a grosso modo de esta idea que sería el estudio atemporal del ser humano.
El estudio dee las teorias historcas  aludiendo o asignando caracteristicas propias  de las personas y no desarrondo la teoria en si.
Publicar un comentario