sábado, 22 de agosto de 2015

...de la explicación vital con la música.


Es un asunto admitido, aceptado y considerado dentro de la normalidad, esto es, la variación  anímica  en función  de la música  que escuchas.
Pero, el tema no se queda allí, si consideras las consecuencias cognitivas y vitales que tiene esos momentos de variación .
Este estado  anímico  tiene necesariamente una consecuencia vital y existencial lo cual implica una estructura, forma, color y volumen de tus pensamientos.
Las conclusiones primeras, intuitivas, inmediatas varían, sin duda, ante ciertas circunstancias teatrales, tales y como la máxima , la música .
Cuando hablamos de algo vivo, en movimiento, les ha sido dificil insertar una estructura inmóvil , teórica , razonada, objetiva, fría y rígida en su intento explicativo. Pero es sencillo potenciar tu capacidad resolutiva en base a la que ciertos temas musicales que te pongan en predisposion a sentir tus propios pensamientos y potencian tu capacidad creativa.
Primero, el camino que te lleva a la verdad, no puede ser ni tener ningún  valor en sí, cuando su objetivo ha sido, y como consecuencia,  llegar a ella.
Dos, la pureza en el camino hacia esta verdad, tampoco es componente necesario para que así lo sea.
El máximo  problema  sería  el alcanzar dos conclusiones distintas y enfrentadas, con o sin.
Que el estado animo producido por la musica y su influencia vital vinculada a la calidad del pensamiento sea diferente a aquel, en cuanto vuelves a ruidos cotideaneos y pierdes la musica con su calidad gnoseológica.
Donde vive el uno y donde se esconde el uno.
¿Dónde se esconde el gran poder sentido con algún tema de cualquier tipo de música cuando llega la pequeñez de la totalidad cotidiana?
Los seres humanos, estamos totalmente configurados por elementos externos a nuestra naturaleza primera. Somos lo que hemos creado. Aquí y en este momento sería un elemento más, ya constitutivo, la música como elemento interpretativo de la vida.
Publicar un comentario