sábado, 1 de agosto de 2015

De la verdad, que escondo y disimulo.



Y allí estaba, escuchando aquella canción. Cuando me quise dar cuenta, cantando estaba el estribillo que decía, en todo melancólico pero con una  potente y fresca voz, que "alcanzaré la libertad cuando llegue a la verdad".
!Ahyyy!, en cuales temas entró el magnifico cantante y compositor.
-  Vamos a ver - dijo Schopenauer- tenemos primero  saber de qué estamos hablando, definamos correctamente el punto de partida.
¿la verdad?, ¿qué diablos podemos, decir cual es el punto axiomático  que nos da una explicacion global sobre la esencia, justificación y sentido de todo lo que existe o es?
Pero siguamos acorralando al asunto, pues aun sabiendo lo que buscamos y queremos y cómo sería aquello, como aspecto gnoseológico nos encontramos con su ontológia propia y nos preguntamos:
¿puede existir esa comprensión?, es decir ¿tiene por qué tener esta existencia que vivimos una explicación inteligible?
Puedo discutiros, sólo mirando a mi alrededor y basándome en las opinones de aquellos, que la libertad y felicidad no se consigue con sabiduría, sino con dinero. Respetabilísima opinión, y voy más allá, bastante más fácil de comprender y justificarla en estos ámbitos y sus conjuntas opiniones.
¿Qué forma tendría?, ¿seria material  o espiritual, Descartes?, ¿sería una unidad ontológica, Spinoza?, ¿Es el espiritu en un desarrollo, Hegel?
No sólo saber qué es, sino tambien tenemos qué definir donde buscarla
- !De qué verdad me hablas!, !quien te la impuso!, cobarde  - gritó Nietzsche al oirnos hablar- mientras Kant, le miraba y le decía.
- Aquella que nos valga para todos. Amigo - le dijo en Aleman - cálmate.
El asunto de la búsqueda de la verdad parece tener ya, en nuestra actualidad, más bien, un asunto Ético y comportamental.
La Metafísica, en la busqueda del camino hacia la verdad, fue torpedeada con la capacidad de seducción y atrape que tiene el más absoluto materialismo de placer, diversión, comodidad y que deja, también con todos los artilugios, asustado a las personas y nos hace sentir empequeñecer ante la potente capacidad de calculo del Pc y mi mísera capacidad de  acordarme, una vez en la tienda de alimentos, aquellas cinco cosas que debía y debíera comprar.
Pero, centrémonos en el motivo de este escrito.
¿Tiene alguna solvencia aquello que alguno o alguna te expliquen como la verdad?
Aristóteles hablaba de la propiedad ineludible y esencial de la sencillez en la verdad.
El ver de manera sencilla este mogollón que hay montado, implicaría un control sobre todos los acontecimiento circundantes, conectarlos  y llegar, entonces, a simplificarlo todo hasta el primer movimiento de la totalidad. La verdad, el origen.
- !Bien, bien! vais llegando - apuntó Santo Tomas -, comprendereis el comienzo en el summun est, bonum y verum, es decir, en la simple verdad en Dios.
- ¿Y el mal?, maestro - le dijo Epicuro con una sonrisa de complicidad - El Dios de qué me hablas, en su gran verdad, ¿no puede o no quiere evitar el mal?, pero ¿no es omnipotente?, me dijiste.
La verdad única pierde fuerzas en la propia existencia de las demasiado diferentes tendencias, culturas, individuos y sus pensamientos y esteriotipos formadores.
Quizás, la única manera de contestar a la pregunta fuera de forma Holistica, introduciendo al personaje que la busca dentro de la solución, al afirmar que la verdad, no es más qué el camino hacia su busquedad.
La acción de la comprensión de pequeños aspectos, te abren siempre nuevas dudas en la colocación y situabilidad propia de esa conclusión.
Pero, este signo de incapacidad, viene acompañado de la tranquilidad y estabilidad mental por estar imbuido, en el camino siempre esteril, de la busqueda de una verdad formadora y constitutiva total.
Si la verdad, no es entonces una unidad estática, absoluta y atempora, sino un hecho que encontramos en el propio desarrollo, me lleva, a trompicones hacia un estudio Fenomenológico.
- Ya os lo dije - apunto Husserl, no os sintais influidos ante ninguna aperación anterior y buscar la forma del objeto en vuestra conciencia.
El tema genérico de la verdad tiene dos opciones, o se realiza un estudio histórico y comparativo entre todas las opiniones y teorias dadas sobre ésta, concluyendo y comparandolas o, se realizan articulos de opinión o Filosofía.
Los articulos de opinión sobre el concepto, su existencia o los caminos a ella, la Verdad, en un articulo como éste, es un puro movimiento estético y no Metafísico. Quizás la verdad no esté más que en la belleza del camino.
La inquietud sobre el saber,  el conocer, es, en mi caso, la mujer más traicionera. Sin saber de su peligro, me enamoré de ella.
El saber es una virtud ya muy poco contemplado.
Todo aquellos elementos que reflejan el éxito y la aprobación social, apenas recaen sobre cualquier ejercicio de sabiduría.
La paz y tranquilidad sólo se permite con el dinero y a los elegidos que nadan como peces en este mar del placer físico.
Yo he nacido y me he criado como todos, en estos quehaceres y menesteres propios que critico. En ellos me hundo, bajo las manos de mi inconscente, la mayoría de las ocasiones, salvo aquellas, en las que el lugar, la lectura, la música u otros elementos, me sacan con violencia del engaño del sistema que nos domina y me da la consciencia de lo que pienso y siento hacia éste.
Ahora, repito, tal y como esta este tugurio montado, afortunadamente, mis pensamietos, naturales, esenciales, formadores, constitutivos y formadores y definidores del ser huano, no por su calidad, sino por su existencia, permanecen atolodrados y me muevo con una aparente, a menos, normalidad.
Publicar un comentario