jueves, 27 de agosto de 2015

COMMENTS



1. El Antropocentrismo máximo en el Cosmos.
2.  La globalización versus Internet.
3. La estafa en la historia de la Filosofía.
1. Leyendo estaba el otro día, una revista de divulgacion científica, en la cual, hablaban de algunos planetas, unos más cercanos, miles de quilómetros u otros más lejanos, años luz. En esta investigación estudiaban las posibilidades de existencia de vida en ellos. Realizaban un estudio de las materias y condiciones formadoras, y en todos ellas, debido a esto, daban como imposible la vida. Que si la temperatura, que los materiales, que la presión atmosférica, que si la falta de ella y etc.
Bien, vale, pero cometen un error de concepción en cuanto a lo que consideran qué es vida.
Sólo sopesan las condiciones para que exista  vida ta y como la conocemos nosotros y con las condiciones que ella tiene, es decir, sin agua, no hay vida pues es el elemento fundamental de nuestra existencia como seres vivos.
Ahora bien ¿cómo definimos la vida?, ¿como un cúmulo de diferentes manera de agua?. No. La vida tiene como característica esencial, la capacidad de producir movimiento de manera voluntariosa, en mayor o menor grado, es decir, no son circunstancias externas las que desplazan a la entidad sino impulsos primeros e internos los que producen el movimiento, comenzando sea cual fuere el acto, psíquico o físico.
Y yo me pregunto ¿este movimiento no puede estar producido por entidades compuestas de otras materias y condiciones?, ¿por qué tiene que ser ciertas condiciones y formas del agua las únicas capaces de producir movimiento?, ¿por qué no podrían haber bajo los miles de grados y calor de saturno, una forma de inteligencia, productora de movimiento propio, basada en otros componentes químicos?
Tenemos la concepción moral, ética, funcional y material de la vida, total y absolutamente centralizadas tomando como esteriotipo y referencia, al ser humano en su inteligencia y a la tierra como modelo.
¿Por qué no  podria haber una forma de vida, es decir, una entidad con movimiento propio, formada por formas gaseosas en el planeta Saturno?
Sólo buscamos lo que suponemos y no lo posible.
No, no, no, la vida sólo puede ser entendida bajo los margenes en los que nosotros nos movemos - me decía aquel cuando yo le contaba esto.
2. Cuando pensaba e Internet, siempre veía un reflejo del mal de la globalizacion, entendido como el movimieto de masas en el cual el sujeto pierde su individualidad y su esencia como persona. Pensaba que era, tal que lo mismo, que los grandes medios de comunicación (televisiones, Radios, periodicos) y su palpable, objetiva, por todos conocida y sufrida, manipulación, a través de la información repartida y su modo de hacerlo, sobre el individuo. Cuando te quieres dar cuenta, esos medios de comunicación gigantes te han trasmitido una serie de modos y usos, que tu estimas como normales, bien por esos dichos y propuestos, cuando no tenían ni debían por que serlo. El nivel público de actuación está totalmente configurado por estos medios.
Pues pensaba que internet estaba en las misma ideas por enterderlo como un medio gobal de comunicación, hasta que, tal que fogonazo, concluí que era justo lo contrario, pues en internet, no hay ningún movimiento colectivo, unidireccional, dirigido y utilizado.
El sujeto actúa como individuo particular y totalmente deshubicado.
Aqui, éste que escribe, es un misterio para todos Ustedes y no tengo por qué cumpir (tampoco por qué no poder cumpir) ninguno o todos, en su defecto, de los elementos supuestos e impuestos por el movimiento social.
Quizás sea internet el medio para huir de la despersonificacion y repetición propia del mundo globalizado que ahora vivimos.
Esta persona anónima, quizás en su propio anonimato, recupera su esencia como individuo.
Este sujeto, desconocido para vosotros, no tiene que cumplir ninguna de las razones y motivos que todos compartimos.
El sujeto anónimo de internet, que en ocasiones me ha hecho dudar, aqui se alza como elemento individualizador y personificador.
Aquí no tengo que llevar el pelo de esta manera, ni vestir de aquella para que se lea el texto.
Igual la foto de mi perfil, es la de un primo mio, pues yo, partiendo de mi propia y no corrompida voluntad realizada desde el anonimato del internet, hago, pienso, digo y me presento, como quiero.
No lo entendais como una exageración ni como un escrito misterioso.
Valgame, no más, que para trasmitir lo grande que es poder hablar sin tapujos por ser un individuo en solitario que piensa asi, pues de esta manera actuamos y somo todos en interner.
3. El  explicar historia de la Filosofía, es un acontecimiento difícil ante el hecho de su propio suceso. El trasmitir datos físicos, numéricos, porcentuales u otros, mantienen la misma exactitud y validez, sea quien fuere que lo diga. La batalla de Trafagar de Felipe II, será la misma, la cuente quien la cuente y la ley de la gravedad de Newton, tendrá la misma explicacion y elemento sea, a partir del siglo XVIII, cual fuere quien lo explicase.
Pero en la historia de la Filosofía no, y no sólo porque no es una ciencia exacta ni trasmite hechos físicos, sino, y sobretodo, porque cada señor, señora que explique a cualquier autor, le añadirá a esta explicación, un elemento constitutivo propio de su persona, potenciándose esta cadena al ser trasmitida esa información ya manipulada.
Si no se acude directamente a los escritos propios de los Filósofos, la historia de la Filosofía, siempre te será trasmitida con un grado de malformación, propio, formador y necesario al ser y en su proceso de trasmisión interpretada.
!ahy!, !qué diferencia se encuetra cuando lees a los autores, ves a la persona cercana, qué siente, qué trasmite  inquietudes, qué tiene dudas que trata de solucionar y que es muy, muy humano, que cuando estudias Filosofo en los manuales de Historia, escondido en la lejanía, inhuanidad, grandeza pétrea, que se le otorga a los grandes pensadores en la historia de la Filosofía.
Hay una diferencia abismal entre las lineas frias del libro de historia de la Filosofia y las lineas fogosas en sus ganas de saber, del libro propio y en primera persona, del Filosofo.
Publicar un comentario