domingo, 2 de agosto de 2015

LA LIBERTAD MATIZADA



Sí, sí, mi libertad.
La definen como la toma de acciones con plenitud mental y a sabiendas de sus resultados y para qué la actuación del hombre sea en libertad, no debe de estar sometido a ningún tipo de presión, interior, exterior, impuesta, obligada.
Es decir, que todos aquellos que vamos andando por la ciudad y nos sentimos totalmente libres por elegir nuestro destino, estamos equivocados.
Uno, es bastante equívoco el pensar que sabemos aquello que hemos decidido. La presión mediática es grande, te distorsionan , tus pensamientos, sobre cual será el resultado final de las acciones que te ofrecen a hacer. Comprar para.
Dos, que tengamos pleno control mental, también es relativa al hecho de que estamos acostumbrados a ciertos elementos que ya quedan fuera de toda duda sobre su elección.
Tres, la imposibilidad de movimientos físicos de manera violenta y sin justificación, no se da en el país donde yo vivo, no hay esclavitud así entendida. Fue utilizada en tiempos anteriores o en la actualidad otros lugares Lo que aquí, ahora, tenemos es una violencia impositiva, en cuanto a modos y modelos a seguir. La entrada en la normalidad, es decir, la libre elección de la participación en ciertos actos sociales, viene determinada e impuesta, con el cumplimiento de una serie de elementos formales (trajes, maneras, modos, conocidos...) independientemente de tu capacidad de participación en el elemento final a discusión. Esto es una exageración para la comprensión de que vivimos sometidos a una serie de cánones de participación.
Cuatro, es un asunto interior, propio y mas difícil de estudiar, como seria la toma de decisiones y la realización de acciones a sabiendas que son perjudiciales con tu tu persona, por unos impulsos impositivos para hacerlos. Al Amor, el odio...... atado a tus pasiones.
Quinto, éste es ya la descripción de una enajenación mental propia de un enfermos. En este punto, parece ser que es más distinguible aque que toma las decisiones, sin ningún tipo dudas para los que le observan, producto de paranoia mental. El problema que surge es única y exclusivamente filosófico, si debatimos donde está la realidad o con que prueba indiscutible alguien puede demostrar que está en la buena.
El propósito de este escrito seria ahondar en la idea de la enorme cantidad de libertad que perdemos en el mundo actual que se ha montado en el paso del tiempo.
Todos somos conscientes de nuestras obligaciones impuestas.
Es una elemento integrado en la sociedad, el ajustar tus acciones restantes a los horarios de trabajo sin elección alguna y otros aspectos similares que son inevitables y justificables en la actualidad.
Son un hecho a mejorar, y no quiero hacer Apologías, y decir que lleguemos hasta un estado en el cual el ciudadano poseamos totalmente de nuestro tiempo y disfrute, entonces tendremos, libertad.
Pero algo que es mejorable sin necesidad de un cambio revolucionario, violento y destructor, es el fomentar la libertad personal del pensamiento.
No hablo de una postura con tintes políticos, ni movimientos reivindicativos ni algo similar. Abogo por un hecho formativo y esencial en los sujetos como es la capacidad de razonar sin la imposición ni la actuación de ningún elemento externo.
Esto es la máxima libertad.
El camino tiene dos sentidos aunque el final sea el mismo.
Uno, o bien, se especializa al sujeto para saber exactamente el funcionamiento del sistema que nos rodea y se potencia los elementos que nos construyen como persona libre en sus pensamientos o se suaviza al máximo la intervención e imposición del sistema sobre el individuo y se produce un crecimiento en libertad.
Nos creemos libres, pero estamos exageradamente mediatizados por imposiciones elegidas sin libertad para no hacerlo.


Publicar un comentario