miércoles, 6 de enero de 2016

...de la degeneración de los emoticonos...




Llegará un momento en el ciertas palabras desaparecerán y sólo se utilizará su emoticono.
Éste dejará de ser una interpretación del concepto y pasará a ser el signo que sustituya a la letras.
La escritura con pictogramas invadirá ciertos cambios en nuestro lenguaje.
La carita sonriente será utilizada como descriptor primero y utilizado para la palabra felicidad.
La gente iremos perdiendo la costumbre y uso de ciertas expresiones y por razón, las sustitutas acabarán siendo la verdad de la expresión.
La dificultad estriba en la comprensión del significado, que siendo el mismo emoticono puede provocar en las personas.
Es posible que las comunidades diferentes surgieran y éstas tuvieran sus puntualizaciones y sus modos de interpretación.
La imaginación y sentimientos, se disparan con los pictogramas.
El lenguaje escrito alfabético o silábico, es mucho más concreto respecto al significado de los conceptos.
Llevo, algún tiempo, y todavía no lo tengo solucionado, sin saber el significado, valor o interpretación de uno de ellos.
Éste es aquel circulito amarillo, con sus dos ojitos abiertos y la boca con los dientes a la vista.....¿rabia, risas, mentira...?, trato de incluirlos y me pierdo.
Si no estas al día del significado de utilización, que aquel grupo, le da a aquella imagen, es muy probable que nunca la sepas, es más, por no estar al tanto, producía risas, cuando preguntaba cual era el significado, de lo evidente que ellos lo ven y tú dificultad.
Lo que apareció en una broma aquella noche, se convierte en un signo con una interpretación concreta, aunque solo plenamente comprensible para los componentes de aquellos grupos.
Los idiomas se subdividen además.
Observaba con preocupación como todos y cada uno de los mensajes (Wpp) que me llegaban, estaban llenos de emoticonos y me preguntaba...¿llegará aquel y ese momento en el que los pictogramas sean, sino la totalidad, una parte grande integrante en la escritura dentro de la normalidad a la la hora de trasmitir información.
Llegará el día, aquel que saliéndose de la normalidad, decida mandar una carta manuscrita y a pulso y a mano, no aparezca más la palabra felicidad y ya no haremos más que dibujar un circulo con un intento de sonrisa.
No lo pienso, ni lo considero una locura y barbaridad aquello que aquí escribo.
No utilizo el lenguaje simbólico, pienso que le quita riqueza a la comunicación y la vulgariza.
Nos amontonamos bajo el circulito amarillo de un bichito de aquellos guiñándote el ojo.
El lenguaje perdería todo su magia y arte.
La comunicación sería bastante peor.
Las persona se difuminará detrás de los emoticonos.
La falsedad en la comunicación se hará inmensa.
Escribiendo, puedes intuir a la persona que detrás estaba de aquellas letras, por el uso y manera del vocabulario. La composición y colocación de los términos y conceptos, pueden realizar un giro grande en el significado del mensaje.
Con los pictogramas amarillos jamás y nunca sabrás cómo es aquella persona que lo escribió.
Los signos tienen un significa fijo, aséptico con y hacia el narrador y sin motivo de variación por orden o intensidad.
¡Sí!, ¡Diablos!, nadie se equivoca, detesto los emoticonos pues es como si viera a la cultura caer por el water de la facilidad.



Publicar un comentario